Tribuna

Problemas para armar casillas en Tampico

El Instituto Nacional Electoral (INE) reporta dificultades para completar la plantilla de ciudadanos que actuarán como funcionarios de casilla en la elección del 7 de junio dentro del octavo distrito con sede en Tampico.

Una de cada tres personas que resultaron elegidas para participar, no lo van hacer. Son más de 11 mil ciudadanos que por distintas circunstancias ya fueron descartados por el árbitro electoral.

De ese universo de ciudadanos eliminados para ser funcionarios de casilla, 7 mil 668 no fueron localizados en sus domicilios, algunos por un fenómeno social de años a la fecha: la migración de familias, en muchos casos motivada por la inseguridad.

Casas deshabitadas o de acceso restringido por la zona en que se encuentran, son de entre las complicaciones que ha encontrado el organizador de elecciones para dar con los ciudadanos elegidos.

La Junta Distrital del INE en Tampico ha declarado atención especial en más de 180 secciones en las que estará ubicada una casilla, ante la falta de personas para que cumplan la función de presidente, secretario, y escrutadores en la mesa de elección.

Estado de atención especial es que al agotarse los recursos para dar con el paradero de las personas elegidas, se volverá hacer un nuevo sorteo del que resultaran nuevos insaculados, a los que habrá que ir a buscar para convencerlos de que sean funcionarios de casilla.

El reporte del INE Distrito 08 dice también que poco más de 3 mil ciudadanos de plano le rehuyeron al tema por diversos motivos, aunque el común denominador es que de plano no les interesa involucrarse en vigilar la elección que se realizará el primer domingo de junio próximo.

Esa apatía debe ser analizada por el INE, legisladores y clase política en general, ya que cada vez son más miles de millones de pesos los que se invierten para organizar elecciones, como para que los diferentes mecanismos usados para interesar a la población en ser parte de la democracia no estén funcionando. 

Tampico cumple el domingo 192 años. La ciudad que es epicentro de la región huasteca está cerca de alcanzar dos siglos de haber sido fundada, una cifra simbólica que obliga a estar pensando desde ya en una celebración acorde.

Ocho años se van rápido por lo que se está a tiempo de ir preparándose.

Pero lo más importante, que para ese entonces Tampico ya cuente con nuevos mercados, esté mejor conectado vía carreteras con el país, tenga mejor infraestructura turística y urbana como punto turístico y comercial. Ese sería el mejor festejo.