Tribuna

El Presidente, otra vez en Tamaulipas

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, visitará Tamaulipas por segunda ocasión en un lapso menor de diez días.

El mandatario acudirá el domingo 1 de junio a la zona conurbada para celebrar el día de la Marina.

Si no hay cambios de última hora, lo cual es muy difícil por toda la logística que se viene realizando de días pasados y hasta la gira, pero tampoco imposible, Peña Nieto estará en Tampico y Ciudad Madero, como parte de las celebraciones.

Un desayuno, la visita a instalaciones de talleres marítimos, y un recorrido náutico para depositar la acostumbrada ofrenda floral a los marinos caídos, es la agenda que realizará el Presidente en Tamaulipas.

Si bien el motivo es el día de la Marina, tampiqueños, maderenses, altamirenses, en fin todos los habitantes de Tamaulipas, esperarán un nuevo mensaje, de aliento, apoyo y esperanza, relacionado con el momento tan complicado que se vive en esta parte del país.

Y es que no por otra cosa su presencia con tan pocos días de diferencia se da por la situación que aqueja a los tamaulipecos, los mismos que confían que la estrategia recién actualizada y anunciada por el titular de la Segob devuelva la tranquilidad perdida, y que para algunos es esperanzadora, según las palabras de Eduardo Andrade Cantú, representante de “Tamaulipas por la Paz”.

Otro que manifestó su apoyo incondicional a las acciones que instrumenta el gobierno federal en coordinación con el estatal contra la inseguridad, fue Sergio Villarreal Brictson, presidente del Comité Directivo Municipal del PRI en Tampico.

Bien hace el presidente del priismo porteño en involucrarse en temas que son de su competencia como represente de un sector importante de la población, al tiempo que hace un lado los que competen a su faceta de empresario de la construcción.

Y es que el priista ya entendió, o eso parece, que lo que ocurra en el canal de la cortadura ya no debe ser materia de opinión, aunque él sea el constructor responsable, como lo hizo en sus inicios como dirigente partidista cuando la obra fue blanco del grafiti.

Otra vez el paseo registra actos de vandalismo al ser robadas unas lámparas, y aún no se inaugura, pero a diferencia de la pintarrajeada que recibió, está vez no hubo reclamo de su desarrollador.