Tribuna

Planteles se caen sin las cuotas escolares

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) ha presumido que a sus legisladores se les debe, entre muchas otras gestiones, la eliminación de la obligatoriedad de las cuotas escolares.

En los hechos es por todos conocido que los obligados cobros no han desaparecido, eso sí, el esfuerzo por hacerlos parecer como necesario se nota, ahora son llamadas las cuotas como aportaciones voluntarias.

También se ha esparcido el discurso de que los planteles escolares están libres de alimentos de poco o nulo valor nutricional y alto contenido calórico, lo que es lo mismo que de las escuelas se ha erradicado la comida chatarra.

La realidad exhibe una situación totalmente distinta, en los planteles sigue ofreciéndose ese tipo de alimentos que se intentan eliminar de la dieta de los menores para reducirle cifras a la estadística de sobrepeso y obesidad infantil.

Otro discurso oficial es la inversión pública que año con año se hace en los planteles escolares para dotarlos de equipamiento, así como para lo que es su operación y mantenimiento. Se asegura que son millones de pesos.

Pero en la práctica las cosas son opuestas a la presunción de las autoridades. Las escuelas o sus directivos necesitan de las cuotas y de las ganancias de la comida chatarra para completar el presupuesto necesario para la operación de un plantel educativo.

Autoridades de Educación y el sindicato coincidieron en que las cuestionadas cuotas que deben erogar los padres de familia como requisito indispensable para que le acepten a sus hijos son necesarias, por un lado, y que a los planteles les faltan muchas cosas, menos alumnos.

Carencia de laboratorios, equipos de cómputo, y de mantenimiento estructural fue señalado por un representante del SNTE como una situación generalizada en Ciudad Madero, en tanto que sin las aportaciones voluntarias, las económicas como las que son en especie, además de la mano de obra de los padres de familia, en Tampico la situación fuera distinta.

El presupuesto destinado para el sistema educativo es insuficiente, al menos el destinado para el funcionamiento de las escuelas, esa es la conclusión a la que se llega, luego de la defensa a la sobrevivencia de las cuotas escolares, así como el reconocimiento de olvido en mantenimiento de varios planteles.