Tribuna

Observaciones y subejercicios reporta la ASF

La Auditoria Superior de la Federación (ASF) entregó su reporte anual de revisión de recursos públicos ejercidos por gobiernos de los tres niveles, así como otros organismos depositarios de dinero, que es de todos, para su funcionamiento y aplicación.

La entidad fiscalizadora depende de la Cámara de Diputados, representación de todos los habitantes del país, a la que se le entregan los reportes de revisión. 

Según la teoría entonces, nuestros ojos y también voz en la máxima tribuna, están al tanto de cómo se ejerció el presupuesto público, por lo que debemos estar tranquilos de que cumplirán a cabalidad con el encargo ciudadano encomendado, ¿sí?Los reportes realizados por la ASF son públicos y pueden ser auscultados en su página electrónica, para quien así lo desee, aunque también es cierto que la divulgación de su existencia no es igual a cuando se construye una carretera, puente y cuando son inaugurados.

Es cierto que hace falta mucho más interés ciudadano por inmiscuirse en este tipo de temas, al mismo tiempo que a quienes se fiscaliza, tampoco se le notan ganas de divulgar que existen reportes de cómo se gasta el dinero público, algo así como que se junta el hambre con las ganas de comer.

A propósito de los mencionados reportes de fiscalización sobre el uso de recursos federales, sigue siendo una constante el equivocado manejo de los mismos por las entidades públicas a las que se le asignan.Por un lado se detecta que el dinero fue utilizado para cosas diferentes a lo que fue asignado.

Queremos creer que es por falta de conocimiento, aunque los servidores públicos cuestan tan caro como para aceptarles que nuevamente usen el presupuesto para un fin distinto al que les fue asignado, debido a su ineficacia.

Otro caso son los subejercicios.

Un lloriqueo frecuente de los gobiernos locales es la falta de presupuesto para hacer o atender algo que beneficie o aminore una necesidad ciudadana, pero al mismo tiempo la fiscalización encuentra que no usaron en su totalidad los recursos asignados.

Si bien a los señalamientos realizados se emplaza a corregirlos, y en algunos hasta con intereses se tiene que devolver lo observado, el mal uso de los recursos públicos sigue figurando entre los reportes de la fiscalización, lo que hace pensar que debe existir mayor severidad para que cada peso de los mexicanos sea bien utilizado.