Tribuna

Norte de Veracruz, lo que también necesita

Se está cumpliendo poco más de dos semanas de que se dieron a conocer los hechos que pusieron otra vez a nuestra tierra, la zona sur, en el reflector nacional, por el mismo motivo que las anteriores, la violencia.

La ocasión fue motivo también para descubrir que los vecinos del norte de Veracruz están igual o hasta peor que de este lado de la margen del río Pánuco.

Allá ocurrió el hecho de inseguridad, eso dicen, por el que se volvieron a dar cuenta que se trata de una sola región. Igual que se trata de una zona, el norte del vecino estado, con carencias históricas, y de unos años a la fecha la de inseguridad bastante acentuada.

Pero lo menos mal de todo esto, es que tamaulipecos y veracruzanos separados solo por el Pánuco pertenecen a una misma región; lo que pasa allá influye acá y viceversa.

Por eso, tras el acontecimiento descubierto el sábado 19 de septiembre, pero sobre todo luego de repudio de un sector de la sociedad por medios de comunicación virtuales, después en los tradicionales, y tras alzar la voz, las autoridades se pusieron a trabajar.

Se acordaron que se trata de una misma región. Vino la reunión de secretarios de Gobierno de una y otra entidad, representantes de instituciones federales de seguridad establecidas acá y allá, acordaron trabajar coordinados y la foto de registro del encuentro.

Siguió entonces un reforzamiento de la vigilancia en los límites interestatales. Llegaron de Xalapa más elementos de Seguridad Pública para implementar operativos voluminosos, de esos que se deben notar para que quede constancia de que se está trabajando, el del puente de El Moralillo es la muestra.

Aunque el olvidado norte de Veracruz, carente de servicios básicos como el agua potable necesita, además de visibles operativos, obras de impacto social.

La estrategia debe ir acompañada de inversión pública en mejorar carreteras y más infraestructura, que en consecuencia motiven a la privada.

El plan integral para sacar del atraso a la rica zona norveracruzana en recursos naturales, urge también apoyos financieros públicos a empresarios prestadores de servicios, y de otros sectores, para reactivar una economía por los suelos.

Que Pueblo Viejo, Tampico Alto, Pánuco, y más allá, vuelvan a convertirse en el paseo de fin de semana de las familias de sus vecinos tamaulipecos.