Tribuna

Nerviosismo y paranoia priista

La seguridad en las próximas elecciones del domingo 7 de junio, fue el tema puesto sobre la mesa de la sesión ordinaria del Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) celebrada ayer en Ciudad Victoria.

Además de la participación de instituciones de seguridad federal y estatal, la reunión en la que se revisan los avances de la estrategia implementada desde mayo, contó con un invitado especial.

Arturo de León Loredo, vocal ejecutivo de la Junta Local en Tamaulipas del Instituto Local Electoral (INE), acudió con la representación del árbitro electoral que organiza los comicios de los que resultaran nuestros representantes a la máxima tribuna del país.

No se sabe si De León Loredo, quien gusta de acudir a fiestas de dirigentes partidistas en su día de descanso pero en pleno proceso electoral, participó en la junta del GCT llevando a la voz de las inquietudes que han manifestado líderes a agrupaciones políticas, sobre las próximas campañas y la jornada electoral en cuanto a seguridad, o de plano solo fue en plan de oyente.

La inseguridad acentuada de hace semanas en el corredor norte de la entidad, y otros casos señalados como Aldama, han sido materia para que dirigentes de partidos políticos de oposición, usen el tema como bandera anticipada de proselitismo, a lo que el INE ha respondido que su función es organizar elecciones, en tanto que generar las condiciones de tranquilidad necesarias es competencia de los diferente gobiernos.

La versión oficial de la reciente reunión del gabinete de seguridad federal y estatal es que en Tamaulipas están dadas las condiciones para que se realicen las elecciones, que esa es la percepción de la ciudadanía, según Arturo de León Loredo. Su información tendrá.

Es cierto que al priismo de Tamaulipas, el desgaste de la figura presidencial –en otro tema- no ayuda mucho en tiempos electorales en los que nos encontramos y las campañas por venir, mismos que dicho sea de paso están muy nerviosos y por todos lados ven ataques.

Los casos de desparecidos y la presunción de conflicto de intereses, serán temas que seguramente usará la oposición, en cada oportunidad, para señalarle a sus rivales tricolores en la contienda por venir, y a eso hay que sumar el tópico local de la inseguridad.

Está bien que lo que ocurre a nivel nacional poco beneficia o de plano no ayuda, pero ¿a poco tampoco confían en el trabajo de los mandatarios locales? ¿Las acciones de gobierno en beneficio de la gente no han sido tantas para que se tengan en la memoria a la hora de sufragar? Si por ahí anda el nervio y la paranoia… Houston tenemos problemas.