Tribuna

Monterrey VI, la batalla que se avecina

Multimedios Televisión ofreció una mesa de análisis sobre el proyecto hídrico denominado como “Monterrey VI”, que acá en esta parte de la región se entiende como llevar agua del río Pánuco hacia Nuevo León.

El tema se generó desde Monterrey, ciudad que es la beneficiada con el plan de trasladar agua vía un acueducto de más de 500 kilómetros, pero con resonancia en toda la región noreste y en todo el país, tanto por señal abierta como de paga.

La mesa de ponencias contó la participación de quienes desde esta zona del territorio nacional se oponen al proyecto, ya autorizado, del trasvase de agua.

Rafael Benavides Osorio, presidente de la asociación civil Colegio Mexicano de Ingenieros y Arquitectos, así como Alfonso Arroyo Amezcua, quien preside la Confederación Regional de Usuarios del Río Pánuco, llevaron hasta esa instancia la postura de productores y ambientalistas del norte de Veracruz y también del sur de Tamaulipas.

Los dos mantuvieron la postura de inviabilidad de un plan hídrico que incluso cuenta con los permisos correspondientes, según la parte oficial, y en su intervención alegaron lo que consideran se traducirá en un daño ambiental de consecuencias importantes.

Pero también en el mismo foro de opinión, se pudo conocer otros argumentos de parte de especialistas nuevoleoneses que tampoco están de acuerdo con el proyecto.

La teoría de ellos, es la falta de claridad que pesa sobre la obra que costará alrededor de 15 mil millones de pesos solo su construcción. Proyecciones sobre la necesidad de agua a futuro con diferentes cantidades, es uno de los argumentos sobre que al “Monterrey VI” está sentando sobre una enorme opacidad.

Una obra impositiva y para nada consensada es también la percepción que expresó uno de los participantes en la mesa conducida por el arquitecto Héctor Benavides.

En Nuevo León, organizaciones civiles ya tomaron la vía legal para impedir la realización de uno de los proyectos relevantes de la administración federal. Acá, en Pánuco, los defensores del recurso natural advierten que llegarán hasta donde haya que hacerlo para impedirlo. Una lluvia de amparos de avecina en cuanto den comienzo los trabajos, afirman.

Aún hay tiempo para mediante diálogo llegar a lo que beneficie tanto a las dos regiones del país, ahora enfrentadas por el uso del agua.

Lo ideal es que el tema no sea únicamente de la sociedad civil, diputados de ambas competencias y autoridades de los diferentes niveles de gobiernos, hacer su trabajo, solo eso, garantizar el bienestar de a quienes finalmente se deben.