Tribuna

Mónica hace preparativos

Es cierto que el reciente 2014 fue un año difícil también en materia económica. El incremento sostenido de las gasolinas tiene un impacto generalizado en todos los prestadores de un servicio.

Para mantenerse vigentes debieron aguantar hasta donde pudieron la reducción del margen de utilidad y no aumentar el precio final del servicio que proporcionan, los que no, sencillamente ya no están.

En esa situación se encuentran los concesionarios del transporte público. La materia prima para la prestación de su servicio cada mes fue a la alza, la gasolina, así como otros insumos necesarios suben y suben.

Hay que reconocerlo, no han sido los mejores momentos para ofrecer algo con la calidad que la población merece.

Pero tampoco se vale que la utilidad perdida la quieran recuperar a costa de los usuarios del transporte público. La población también vive una situación económica precaria.

Hace poco la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Tampico reconoció que con tal de tener trabajo aceptan un salario menor al que marca el tabulador para emplearse.

El salario mínimo y su pírrico aumento anual que termina pulverizado con la alza de los productos de la canasta básica, es otro reflejo de la difícil situación económica que viven miles de familias.

Y a todo esto, ¿qué dicen los responsables de proveer bienestar común con sus políticas públicas?, y, ¿los que tienen entre sus obligaciones dotar de un servicio de movilidad urbana bueno, bonito y barato, a sus gobernados? ¿Cuál va ser la respuesta y sobre todo solución a esta problemática? Como siempre se le van a cargar a unos y para quedar no tal mal con los otros.

Otra pregunta: la diferencia del aumento no autorizado, y por ende ilegal, de 2 pesos al pasaje por unas horas, ¿quién se lo va a reponer a los usuarios? Ya olvidémonos de las multas, esas son como el “chupacabras” dicen que existen pero nunca se han visto…

La secretaría general del PRI en Tampico, Mónica Villarreal Anaya –en otro tema- se perfila para ocupar un lugar en el Congreso del Estado al reanudarse en breve un nuevo periodo ordinario de sesiones.

Olga Sosa Ruiz pedirá licencia, hoy como último día para hacerlo. La diputada local se fue a dormir, echa un manojo de nervios, convertida en la real propuesta para registrarse, mañana, como aspirante en el PRI por el octavo distrito.

Aunque no todo está dicho. Un ejemplo es que en el séptimo distrito las cosas van a cambiar en cuanto al género de la propuesta. El fin de semana anduvieron preguntando sobre los tiempos de renuncia a un cargo público y los trámites a cumplir para ser considerado candidato. No se puede desechar la versión, tiene hasta lógica.