Tribuna

Inseguridad vs déficit de policías, patrullas…

Al déficit de recurso humano policiaco, superior al 100% de acuerdo con la recomendación universal de cobertura por habitante, se suma también la carencia de patrullas para dar protección a los más de 600 sectores que tiene la zona conurbada del sur del estado.

La coordinación regional de Seguridad Pública estatal reconoció que solo se cuenta con 21 camionetas para realizar la vigilancia a lo largo y ancho de una región que en su mayoría es urbana pero que también tiene áreas rurales, que al igual son jurisdicción de la citada dependencia.

El panorama se complica al conocerse que la veintena de patrullas que se tienen se encuentran en condiciones que no son las idóneas, a un paso de salir de circulación, con partes sostenidas con alambres, y números de identificación marcados con un plumón.

La situación se reconoce pero no pasa de ahí. Las gestiones para dotar de más vehículos no concluyen con la celeridad que exige el caso. Algo tan necesario se atora en la falta de recursos, que nunca son suficientes cuando se trata de necesidades populares.

La semana pasada en Altamira se reconoció la petición de dotar de más vehículos a los militares en tareas de policías, a lo que se respondió que se van habilitar unidades asignadas a tareas administrativas para bajarle al déficit, un buen intento.

Otra buena media es sacar de circulación unidades oficiales asignadas a escoltas y staff de funcionarios públicos, seguro que por cada camioneta de esas se pueden comprar dos para uso de vigilancia en beneficio de la población.

Los recorridos de vigilancia policiacos, que no se pueden hacer por falta de patrullas, son un medida eficaz y comprobada para inhibir la comisión del delito, por estos tiempos muy elevados por cierto, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Hace unos días, un par de elementos de Tránsito motorizados se incorporaron a la circulación de Ejército Mexicano a Ayuntamiento. La sola presencia de los agentes hasta sus oficinas en la intersección con Avenida Hidalgo contuvo a los automovilistas a no exceder el límite de velocidad, nadie rebasó a los elementos viales.

La falta de vigilancia policiaca hasta los rincones de las colonias, de manera constante por falta de elementos y patrullas, se refleja en la estadística de incidencia de delitos patrimoniales y otros delitos menores.