Tribuna

Encuestas rumbo al 2016

Empieza la segunda mitad de un 2015 que transcurre de manera vertiginosa. Un primer semestre del que sobresale el proceso electoral federal del que vencedores y vencidos ya están dando vuelta a la página, y ahora tienen la mira puesta en lo que sigue, el 2016.

A pesar del llamado a estarse quietos, son muchos los apuntados y por consiguiente ponen oídos sordos a no moverse y vaya que lo están haciendo.

Aunque en ese intento de darse a notar, hay los que lo hacen con clara ventaja, esto aprovechando la posición privilegiada de tener una representación popular o un encargo público.

Y como la popularidad será un indicador a tomar en cuenta para ir allanando el camino de espontáneos, se sabe que para lo que resta del año se habrán de realizar al menos dos encuestas que medirán las simpatías.

Es evidente que se trata del PRI, partido que tiene la gubernatura, mayoría en el Congreso del Estado, y casi todas las alcaldías, puestos que se habrán de renovar el primer domingo de junio del año próximo.

Así las cosas, para cuando empiece el proceso electoral 2015-2016 se levantará la primera consulta, por ahí de septiembre y octubre, de la que resultará inminentemente el primer corte de soñadores.

El segundo ejercicio de medición se realizará por allá de diciembre, de esa criba resultarán los que según la muestra levantada tienen mayor sincronía con la masa.

Como ya se mencionó, el método de las encuestas es solo uno de los pasos que tiene como finalidad sacar el mejor perfil, pero sin duda que el más relevante habrá de ser contar con el visto bueno de quien toma las decisiones en la entidad.

De esta manera, son muchos los apuntados pero pocos los elegidos, así que las encuestas podrán en su verdadero lugar a más de uno que sueña con ser tomado en cuenta, solo porque cree o le hacen creer que tiene posibilidades.

Por cierto, ahora que se abren más espacios para la mujer en las candidaturas no se puede perder de vista a la doctora Bárbara Illoldi, regidora en Tampico, de sólida amistad con la familia de más peso en la política estatal, que no es poca cosa, pero sobre todo con un andar a prueba de señalamientos en el servicio público.

Y también dentro del grupo de nuevos rostros en la política, algo que demanda la ciudadanía, se encuentra Pablo Ravizé, quien desde encargos como la delegación local de Sedesol estatal e Itavu ha hecho sentir la política social del gobierno del estado.