Tribuna

Elección será la más competida

La jornada electoral que se llevará a cabo en Tamaulipas el primer domingo del mes de junio será la más competida en la historia de la entidad, eso es lo que dicen. Pareciera una frase hecha de cada seis años, un lugar común de todos a los que se le pide una opinión sobre las próximas elecciones, pero hay elementos para pronosticar lo contrario.

El actual entorno local y nacional es distinto al del mismo periodo del 2010. Asuntos como Ayotzinapa, la “casa blanca”, son apenas dos botones que alimentan el descontento social, mientras que la endeble situación de seguridad pública en el ámbito local, es otro tema que tiene a la gente muy inquieta.

La dificultad económica provocada por la caída de los precios del petróleo, tiene en el desempleo a otras de sus expresiones adversas con las que deberán lidiar los actuales responsables de la política económica, para que no se refleje en las urnas en un voto de castigo.

Sin duda que factores externos como violencia, inestabilidad económica e injusticia social, y la influencia que estos tienen en la percepción de la sociedad hacen augurar que los comicios serán complicados para un partido como el PRI que en Tamaulipas no sabe lo que es perder, en lo que hace a la elección de gobernador.

Los comentarios respecto a que las elecciones por venir serán las más reñidas también son en el sentido de que esta vez sí hay una oposición real a la continuidad priista o que en el PAN ahora sí tienen candidato, dando por hecho que el abanderado blanquiazul será Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Por si no fuera suficiente todo lo anterior, las pifias cometidas por el Instituto Electoral de Tamaulipas (Ietam) y exhibidas por un tribunal federal, están siendo administradas por Acción Nacional, que señala al árbitro electoral como una autoridad parcial y a su oponente como el beneficiario.

La competencia electoral vive una nueva semana de su etapa de precampaña. Ajeno a especulaciones, Baltazar Hinojosa Ochoa, el aspirante priista, hace la tarea, con recorridos que empezaron en Matamoros, luego la zona conurbada del sur del estado, Reynosa, Nuevo Laredo y un encuentro en Victoria con delegados, líderes de sectores y organizaciones priistas, también de municipios cercanos a la capital.