Tribuna

Edificios antiguos, rescate pendiente


No son pocos los que creen que la riqueza arquitectónica con que cuenta el centro de Tampico, detonará el desarrollo turístico de la ciudad, además que está siendo desaprovechada.

Argumentos existen, entendibles, válidos, para no sacar provecho de esa área de oportunidad, aunque también persiste la suposición de que no se le pone muchas ganas al asunto.

El primer cuadro, el segundo, y la periferia de todo lo que es el corazón de Tampico, cuenta con inmuebles que en su mayoría registran un olvido de muchos años.

Son varios de esos edificios antiguos un pasivo importante para las finanzas municipales, al convertirse en incobrable el adeudo de impuesto predial.

Es cierto que otro tanto de esas longevas edificaciones tienen un propietario con nombre y apellido, pero no están en condiciones económicas de sacarlos del deterioro progresivo en el que se encuentran.

El hecho es que no se percibe, y tampoco se nota, intención de recuperar brillo para la zona centro de la ciudad, en cuanto a edificios antiguos.

Los esfuerzos en otras áreas son visibles. La rehabilitación de banquetas puesta en marcha, así como la reducción a un solo carril para autos de un tramo de la calle Emiliano Carranza, y por ende más espacio para peatones, así lo demuestra.

Pero en el caso de los edificios antiguos abandonados, y los que no tienen recursos para rehabilitarlos, seguro que se puede hacer más, aplicando mucha inteligencia oficial, además de voluntad y sobre todo cariño por Tampico.

El centro de este puerto se quedó corto en opciones de negocios del giro gastronómico. Cocina internacional y nacional, las propuestas están diseminadas por lugares distintos al corazón de la ciudad.

Se imagina restaurantes de firmas reconocidas establecidas en esos edificios antiguos. Departamentos y/o complejos habitaciones, así como negocios de diversos giros que den un nuevo aire al origen de este puerto.

Se dice por todos lados que Tampico está llamado a ser el epicentro del auge energético ¿Cuál va ser la oferta para toda esa gente que va a llegar de fuera? Los mismos lugares que se ven rebasados, y por ende terminan ofreciendo un servicio lento, en vacaciones de Semana Santa, verano y fiesta decembrinas.

Por cierto, un edificio antiguo como lo es el que albergó el hospital civil de Tampico, seguirá esperando la llegada de recursos públicos para volver a ser funcional.