Tribuna

Detenida la prevención del delito

En su visita a Tampico, Roberto Campa Cifrián reconocía que el plan nacional para prevención del delito registra un recorte del 26 por ciento como la mayoría de los subsidios oficiales a consecuencia de los ajustes presupuestales por la caída de los precios del petróleo.

Fue hace casi un mes que el Subsecretario de Participación Ciudadana y Prevención del Delito, dependiente de la Secretaría de Gobernación, aseguraba que la prioridad entonces es gastar mejor, identificar con mucho cuidado prioridades y ahí invertir el presupuesto.

Otro tema también fue el subejercicio, práctica detectada con frecuencia a varias entidades federativas por la Auditoría Superior de la Federación en las revisiones al gasto federal para seguridad pública.

Campa Cifrián descartó la no utilización al 100% del presupuesto. Aseguró que en los dos años anteriores que cumple el programa que coordina se haya dado un  subejercicio.

De hecho aseguró que esta vez se adelantó todo el proceso. Para cuando su gira por Tampico se habían convenido en su totalidad las acciones con los municipios, que no habría ninguna razón, argumento, ni pretexto para que el recurso no se ejerza con oportunidad.

Tampico, al igual que Matamoros, por primera vez está considerado para recibir fondos federales en materia de prevención del delito. Son 24 millones de pesos para nuestra ciudad que serán ejercidos en un total de 42 acciones.

La buena intención de agilizar procesos y dar celeridad al arribo de recursos para aplicarse cuanto antes, quedó en eso, en voluntad.

El director municipal de Prevención del Delito en Tampico, Antonio Morales, informó que los recursos federales no han sido depositados, y que ya no lo harán hasta después de las elecciones del 7 de junio.

Las campañas políticas tienen detenida la llegada de recursos que van a ser destinados para hacerle más difícil las cosas a los promotores de la violencia, así es como se entiende el que las acciones para inhibir la proclividad a actividades delictivas no se puedan empezar.

Qué caro entonces está resultando generar un suelo parejo para todos los aspirantes en estas elecciones federales, que para ello acciones tan necesarias como urgentes deban posponerse. Si es así, tenemos entonces una muy costosa democracia.