Tribuna

Desinterés por derechos humanos

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reporta varias, que es lo mismo que muchas, violaciones cometidas contra menores infractores en los cinco centros de internamiento de Tamaulipas.

Trato cruel, instalaciones inadecuadas, carencia de atención médica, hacinamiento, y falta de personal de seguridad, fueron las irregularidades detectadas en un reporte especial sobre Centros de Tratamiento Interno para adolescentes que infringieron la ley de todo el país.

En el caso de los conocidos tutelares de Tamaulipas, hay condiciones para asegurar que se incumple en el objetivo de readaptación social de los menores infractores, y con ello su reinserción a la comunidad, los indicadores que exhibe el informe de la CNDH así lo demuestra.

Lo otro es la violación a los derechos humanos que se comenten en los centros de internamiento de la entidad contra los menores que han infringido la ley, que es lo que se concluye tras el reporte nacional dado a conocer.

No sé usted, pero es de llamar la atención el actuar de la Comisión de Derechos Humanos del Estado Tamaulipas (Codhet), entidad a la que su símil nacional le vino a demostrar lo que es una parte del trabajo de una oficina encargada de vigilar el respeto por los derechos humanos.

Algo no está bien cuando la CNDH viene a encontrar algo que a la Codhet se la ha pasado descubrir en su estado. Pareciera que es una oficina de ornato, de fachada, creada por obligación y para aparentar que en Tamaulipas se promueve el respeto a los derechos humanos así como se señala toda violación.

También es de llamar la atención el desinterés mostrado por los representantes del pueblo, o sea los diputados locales, por exigir que la oficina de derechos humanos estatal sea más eficiente en su desempeño.

La tibieza manifestada ante el desacato del ombudsman estatal José Martín García Martínez al llamado de la comisión respectiva del Congreso de Tamaulipas para aclarar dudas sobre el informe de actividades de 2014.

De igual manera la apatía mostrada ante el informe de trato cruel a menores infractores y carencias en los centros de internamiento. El diputado tampiqueño Hernández Chavarría solo atinó a responder que insistirán en tener una reunión el titular de la Codhet.

No señores diputados, la Codhet ejerce dinero público, algo así como 18 millones de pesos el año pasado, por lo que sus resultados deben responder a las necesidades para lo que fue creada. Está visto que los señores y señoras pastoreadas por Ramiro Ramos Salinas, tienen otras prioridades.