Tribuna

Ya tenemos Comisión Ciudadana del Cambio Climático

La situación del medio ambiente y los trastornos que registra el clima a nivel mundial empiezan a tener la atención de las autoridades, que ya dan pasos para ocuparse en políticas públicas dirigidas a poner atención al problema.

Países de primer mundo llevan ventaja con la aplicación de medidas para atender el cambio climático, que es el aumento de las temperaturas y lo que esto significa, entre otras cosas: lluvias atípicas, sequías, ondas cálidas y también fríos cada vez más intensos.

En naciones de siguiente nivel, las que aspiran a ser potencias económicas, el asunto empieza a atenderse entre prisas e improvisaciones, pero se trata de enviar el mensaje a los socios comerciales que ya se trabaja en procurar el cuidado del medio ambiente.

Y las cosas son como suelen ser. Primero a nivel federal, luego las entidades federativas obligadas desde arriba tiene que hacer lo que les toca; además hay recursos públicos disponibles que se pueden usar para lo que sea, al fin la Auditoría Superior de la Federación (ASF) da oportunidad de reponerlos cuando no son usados para los fines destinados.

Después a algún diputado de Congreso local se le ocurre que en los esfuerzos por atender el cambio climático, los municipios también deben su parte, entonces propone el punto de acuerdo que sin problema pasa, y se manda la instrucción a los ayuntamientos para que se apliquen.

Es así como Tampico se convierte en el primer municipio de la zona conurbada en instalar la Comisión Ciudadana del Cambio Climático, atendiendo el acuerdo número LXII-153 del Congreso de Tamaulipas que determina que los 43 Ayuntamientos de la entidad, deberán conformar una comisión.

Según la información oficial, el equipo ambientalista se crea “con el firme propósito de implementar acciones ciudadanas de beneficio colectivo para la generación de un ambiente sano”. Lo integran ciudadanos que representan a los diferentes sectores de la sociedad, con un currículo tan extenso que hace suponer que los resultados de su funcionamiento serán así de inmensos.

Otro objetivo de la nueva comisión es superar lo realizado por el Consejo Ciudadano de Transparencia y la Comisión de Transporte Público, creadas también por un ordenamiento y para coadyuvar en mejorar en cada uno de los casos, aunque a la fecha ni se es transparente y el transporte público es pésimo.