Tribuna

¿Candidato y no candidata en Tampico?

La situación en el distrito ocho correspondiente a Tampico no está del todo definida para el PRI en cuanto a la selección de propuesta que buscará registrarse como aspirante a la candidatura por la diputación federal.

Los tiempos indican que en los primeros días del año próximo habrá de realizarse el protocolo, porque el 10 de enero comienza la campaña interna, que no será otra que reuniones del único precandidato con los diferentes sectores del priismo, a menos de que surja otro “espontáneo” como en el 2013.

La situación político social que atraviesa el país obligó a replantear las formas para llevar a cabo las designaciones en el PRI, lo comentábamos ayer.

El momento no está para imposiciones de un poder central tan cuestionado por su tardía reacción en Guerrero como por la presunción de conflicto de intereses en casos muy comentados relacionados con el sector inmobiliario, entre otras cosas.

Lo anterior ha influido para que los que estaban seguros, ahora ya no lo están tanto, toda vez que su aparente apadrinamiento desde el DF ya no sería tan buen cartel sino que más bien sería el blanco central de ataques de una oposición que no se guardaría en recordar ninguno de los temas difíciles para el gobierno federal arriba mencionados.

Pero en los prospectos locales también hay reserva debido a la misma situación. Las cosas nos son las mismas como en los días en que empezaron a ser mencionados como posibles, y a juzgar de lo que sigue ocurriendo, no pintan para cambiar.

Para el caso de Tampico se sigue sosteniendo que la nominación recaerá en un binomio femenino, aunque eso de la igualdad de género no aplica por estados y es más bien por distritos, por lo que en ese reajuste de mecanismos para la selección de candidatos, la posibilidad de que sea hombre no está descartada.

Eduardo Hernández Chavarría ha estado desde el principio al frente de las simpatías. Un trabajo de gestión y en territorio como diputado local, lo hacen el más reconocido. Siempre se ha ufanado de una cercanía, desde la Fundación Colosio, con César Camacho, líder nacional de los priistas. Además dicen que se está moviendo.

En fin que no se descartan las sorpresas en las cada vez más cercanas nominaciones en el PRI para una empresa que día a día se pone más difícil como lo es la elección federal del 2015.