Tribuna

Bullying cobra primera víctima

En la muerte de un estudiante de una secundaria de Ciudad Victoria por presunto caso de bullying, la autoridad actúa, investiga y ofrece llegar hasta las últimas consecuencias, en un caso que cimbra a toda la sociedad tamaulipeca, por la indiferencia que se presume en el asunto.

Como si no fuera suficiente de todo lo que se comenta en materia de inseguridad, ahora un caso de violencia entre estudiantes que suelen minimizar como “juegos de niños”, cobra su primera víctima mortal o que al menos se hace público.

La Secretaría de Educación de Tamaulipas informó que los maestros involucrados fueron separados de sus funciones, para realizar una pesquisa interna a la par de la que debió de comenzar el ministerio público tras la denuncia penal de los papás del menor fallecido.

Héctor Alejandro Méndez Ramírez, con 12 años de edad, y estudiante de la secundaria 7 de la capital tamaulipeca, fue agredido por cuatro compañeros que lo azotaron contra un muro para luego precipitarse al suelo, afirma la madre a partir del mismo relato que el mismo estudiante hizo de los hechos.

Los hechos ocurrieron en el salón de clases ante la presencia de la maestra en turno que solo se limitó a llamar la atención de palabra, pero sin una aparente intervención, señala en su reclamo la mamá del estudiante.

Una segunda queja es que Alejandro no recibió la atención, ya no médica, simple interés que ameritaba el tipo de lesión que recibió en el centro escolar, y así fue enviado a casa, a donde llegó en compañía de una hermana que fue por él.

Aún consciente relató lo sucedido a su familia, para luego ser internado en un hospital de donde ya no pudo salir con vida, y es así como se pueden conocer los hechos que ahora obran en una investigación ministerial así como interna en la SET para el deslinde de responsabilidades.El bullying es una realidad que no se quiere reconocer, que se prefiere ocultar bajo la alfombra de la complicidad.

Reportes del organismo de derechos humanos en la entidad, que sí existe aunque en la práctica parezca lo contrario, demuestran que el top de quejas y/o denuncias, el maltrato en escuelas ocupa un lugar principal.

Las respuestas por la muerte de Alejandro deben llegar pronto, así lo exige su familia, compañeros y padres que ayer se manifestaron en la secundaria, y toda la sociedad.