Tribuna

Baja rating de ex Aduana en nuevoleoneses

La  zona sur de Tamaulipas sigue siendo el destino preferido en la región noreste del país, aunque los últimos acontecimientos relacionados con la seguridad indiquen que influyeron para que algunos eligieran u otro destino o de plano quedarse en casa.Tampico, Ciudad Madero y también Altamira, registran un movimiento extraordinario protagonizado principalmente por visitantes de otras zonas del estado, al igual que de otras entidades.Los desafortunados sucesos de la semana pasada obligan a dar seguimiento a cómo influyen en quienes han hecho de Miramar su playa, los nuevoleoneses, y de toda la zona conurbada su lugar de paseo en temporada de vacaciones.

Las primeras reacciones fueron en el sentido que se auguraba una disminución en su arribo por la mala imagen que dejaron los hechos conocidos, a decir de los prestadores de servicios de la playa.También los dueños de casas ubicadas en las inmediaciones de Miramar habilitadas como lugares para el descanso, afirmaban que el crimen de una niña de 7 años provocó que las “reservaciones” de esos sitios se desplomara.

Del lado oficial, el cristal con que se observa ofrece una visión totalmente distinta, lo cual es obvio pero no por eso alejada de la realidad.Ciudad Madero ofrece cifras de una afluencia a la alza en el máximo paseo, en tanto que Tampico reporta que 1 de cada 4 visitantes foráneos proviene del estado de Nuevo León. Altamira, a su vez, destaca un parque acuático, como su novedoso atractivo, a tope, con paseantes también en su mayoría de otros lares.El registro de visitas al edificio de la ex Aduana de Tampico ofrece una situación que alimenta hipótesis sobre que los nuevoleoneses le retiraron la confianza a la zona conurbada.

Según el reporte levantado, son visitantes potosinos los que más han visitado uno de los principales paseos con que cuenta la ciudad. Igual nuestros vecinos del noreste prefieren playa que paseos por sedes o edificios históricos. Es también una posibilidad.Aún quedan días a la temporada, y el llamado del comercio organizado a las autoridades es de trabajar por hacer de la zona un lugar más limpio y seguro para los visitantes. Se interpreta que no todo le toca al gobierno federal, encargado en este momento de la seguridad en carreteras y ciudades. Hay una responsabilidad local que no se está atendiendo, como lo es en servicios públicos.