Tribuna

Asistencias y ausencias en fiesta priista

El priismo del sur de Tamaulipas realizó su fiesta de ascensión de quienes desde ya son los nuevos dirigentes del partido en Tampico, Ciudad Madero y Altamira.

La presencia de Egidio Torre Cantú vino a darle ese plus que también le imprimió a los actos realizados en Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros.

Anotada también la presencia de Rafael González Benavides, presidente del CDE del PRI en Tamaulipas, quien es la punta de la ola de cambios emprendida para preparar lo que será la elección del 2015.

Mercedes del Carmen Guillén Vicente, fue una de los invitados al acto priista celebrado en su ciudad natal. La asistencia de la subsecretaria de Gobernación es de llamar la atención, su inclusión en los eventos partidistas de su tierra es para tener en cuenta, para lo que está por venir en el futuro mediato en las decisiones que se van a tomar.

Los diputados locales priistas por la zona, Olga Sosa Ruiz, Erasmo Robledo González, y Carlos González Toral, estuvieron presentes dando su apoyo, no así su homólogo Eduardo Hernández Chavarría, aunque un argumento para su inasistencia, puede ser el posgrado que realiza en la Ciudad de México, aunque la oportunidad de salir en la foto de la unidad bien valía la falta en la escuela.

El Movimiento Territorial de Tampico no tuvo representación de sus principales figuras o líderes.

La agrupación de filiación priista, tiene falta.Pero fueron más los que asistieron, entre ellos funcionarios de los gobiernos locales. Se dice que el éxito de que fueran la mayoría, sino es que todos, en el caso particular de un municipio, se le debe a la aplicación de una secretaria o, ¿de una Secretaría?, que demostró tener un poder de convencimiento con solo dar un click.  

De esta manera, Sergio Villarreal Brictson, por Tampico; Felipe Jiménez Martínez, en Ciudad Madero; y Eulogio Sánchez de la Rosa, en Altamira, son los nuevos dirigentes locales del PRI.

Ellos son los rostros visibles a los que se les aplaudirá o se los recriminará el saldo que resulte de la elección federal por venir, que es el principal reto por enfrentar, recuperar para el partido las dos posiciones que ahora ostenta el partido contrario.

Que si son los mejores perfiles o los idóneos para la dirigir a los priistas de las tres ciudades de la zona, eso, entregarles el liderazgo del partido, ya se decidió mucho antes del sábado reciente, siendo los resultados lo que será su mejor evaluación.