Articulista invitada

México y Alemania profundizan vínculos de su alianza estratégica

Las relación entre ambas naciones se han consolidado de manera muy positiva en los últimos lustros; los nuevos campos que se abren a la cooperación son de educación dual, que está en la etapa final de un Memorándum de Entendimiento.

En los últimos lustros, las relaciones entre México y Alemania se han consolidado de manera muy positiva y presentan múltiples oportunidades para un mayor desarrollo de vínculos en diversos ámbitos. El diálogo político se ha intensificado con el intercambio de visitas de funcionarios de alto nivel y de miembros de los cuerpos legislativos de ambos países.

Nuestras coincidencias en el ámbito multilateral son muchas y se basan en los valores comunes que compartimos, tales como la democracia, el libre mercado, el respeto y protección de los derechos humanos; la promoción de un medio ambiente sustentable y el fortalecimiento de la paz y la seguridad internacional.

Hoy México es un país moderno, sólido y en crecimiento, con una economía estable y dinámica. Con un PIB de casi 1.3 mil millones de dólares; ocupa el puesto número 14 entre las mayores economías del mundo. Tiene además un vasto territorio, grandes riquezas en materias primas y una población joven y emprendedora.

Nuestras múltiples pertenencias geográficas, comerciales y políticas, manifiestas en una red de tratados comerciales con más de 44 países y en iniciativas de vanguardia como la Alianza del Pacífico, nos convierten en un mercado atractivo, una plataforma de producción y exportación, y un actor importante en la política mundial.

Estamos orgullosos de la aprobación de un ambicioso conjunto de reformas estructurales a nivel político, social y económico, que tienen por objeto mejorar la competitividad de nuestra economía y crear mejores condiciones de vida para todos los ciudadanos en una sociedad más inclusiva.

Gracias a estas reformas se vislumbra un horizonte pleno de oportunidades de inversión, comercio y colaboración tecnológica entre México y Alemania. Podremos aprovechar conjuntamente esquemas productivos en los sectores de energía, telecomunicaciones y finanzas, donde Alemania cuenta con una sólida experiencia.

La voluntad y el interés del gobierno de México son estar mucho más cerca de Alemania. Este es el momento de profundizar nuestros vínculos y dar inicio a una verdadera asociación estratégica, a una alianza para el futuro, que se traduzca en beneficios mutuos y en mayor acercamiento y comprensión entre nuestros pueblos.

En materia económica tenemos una relación muy amplia e intensa. Somos el único país latinoamericano que tiene suscrito con Alemania un tratado de libre comercio vía la Unión Europea (UE), un acuerdo para protección de inversiones y uno para evitar la doble tributación.

Los intercambios comerciales también se han multiplicado en los últimos años. Pasamos de un comercio de 7 mil millones de dólares en 1999 a cerca de 17.5 mil millones en 2013. Alemania es hoy el principal socio comercial de México entre los Estados miembros de la UE. Asimismo, Alemania es el cuarto país inversionista a escala mundial en el mercado mexicano.

México es sede de unas mil 300 empresas de participación alemana, con un capital acumulado de 25 mil millones de dólares y empleando a 120 mil personas. Actualmente, se realizan varios megaproyectos alemanes, como la construcción de nuevas plantas de Audi en Puebla y de BMW en San Luis Potosí, con inversiones de 1.3 y 1.0 mil millones de dólares, que representan la creación de 3 mil 800 y mil 500 nuevos empleos, respectivamente. México a su vez es el principal inversionista latinoamericano en el mercado alemán.

Alemania y México han identificado campos de acción para profundizar la relación en el futuro. Se han incorporado a las Pyme como un actor prioritario con la firma, en octubre pasado, de la Declaración Conjunta de capacitación gerencial Fit for Partnership, entre el Inadem y el Ministerio alemán de Economía y Energía. Este instrumento formaliza la posibilidad de internacionalización hacia el mercado alemán por Pyme mexicanas, al compartir información y estrategias para incursionar eficazmente en segmentos complementarios.

Asimismo, derivado de la firma, Inadem anunció su compromiso de replicar el programa en el sentido inverso. La meta es la integración de las pequeñas y medianas empresas de México y Alemania en la creación de cadenas de valor agregado, y apoyarlas para fortalecer sus capacidades productivas y promover su internacionalización.

En este sentido, el inicio este mes de la ruta marítima directa de Hamburgo, Alemania, a Veracruz y Altamira, México, para la transportación de productos frescos y terminados de la naviera Hamburg Süd, comprueba el grado de complementariedad económica y el reconocimiento a la calidad de la infraestructura mexicana, afirmado por el intercambio comercial intenso entre las dos naciones.

Las profundas reformas estructurales realizadas en México van a crear nuevas oportunidades para inversionistas alemanes en nuestro país. Alemania es socio clave para su puesta en práctica por las capacidades de innovación, competitividad y especialización del tejido industrial alemán.

A cuarenta años de la firma del Acuerdo Básico de Cooperación Científica y Tecnológica de 1974, hoy podemos afirmar que la colaboración bilateral es sólida y abarca muy diversos aspectos. Actualmente se desarrollan en nuestro país proyectos para la protección del medio ambiente, preservación de recursos naturales, fomento de energías renovables y medidas frente al cambio climático, con apoyo técnico y financiero del gobierno alemán.

Los nuevos campos que se abren a la cooperación son de educación dual, donde estamos en la etapa final de las negociaciones de un Memorándum de Entendimiento que creará las bases institucionales para que el Modelo Mexicano de Formación Profesional pueda aprovechar la experiencia alemana como creadores de este sistema educativo.

Las empresas alemanas en México son promotoras de este método, que implica beneficios inmediatos para los jóvenes que optan por una carrera técnica. Alemania cuenta con la menor tasa de desempleo juvenil de la UE (8 por ciento comparado con un promedio de 25 por ciento europeo), en gran medida gracias a esta opción educativa.

Como nuevo campo de cooperación, el gobierno mexicano ha aceptado el ofrecimiento de las autoridades alemanas para prestar colaboración técnica en medicina forense y que México pueda contar con un equipo especializado con los mayores estándares internacionales de capacitación.

La preocupación por el futuro de las nuevas generaciones se traduce en la continua búsqueda por crear más y mejores programas de intercambio que permitan a los jóvenes preparase para los retos que la actualidad está exigiendo. Con los 280 acuerdos de intercambio entre instituciones de educación superior, aumentan los lazos entre ambas sociedades.

Estamos muy orgullosos de que México y Alemania tienen una relación sólida y positiva en el contexto de nuestra alianza estratégica, pero seguimos trabajando para reforzar, ampliar y profundizar nuestros vínculos en beneficio de los pueblos mexicano y alemán.