Palabra de lector

Dice que el PRD sigue su camino en picada hacia la crisis

Se fue el hijo del general, Cuauhtémoc Cárdenas; se fue Andrés Manuel López Obrador, una de las máximas figuras de la izquierda contemporánea; también se fue Alejandro Encinas, imagen con cierto rango de importancia; se rumora que se va Ebrard y, de puro milagro, aún no sale María Rojo. El PRD, obstinado en querer tapar el sol con un dedo, niega y reniega que su partido esté debilitado por el caso de los 43 normalistas, por José Luis Abarca, alcalde perredista, y Ángel Aguirre, ex gobernador de Guerrero y correligionario de Abarca. Afirma y reafirma que Morena no le quitará posiciones en las próximas elecciones del 7 de junio. El PRD sigue su camino, en picada, rumbo al suelo. Cada vez cae con más fuerza. Da visos de que se va a romper. Sin embargo, ellos no dan respuesta, no tienen estrategia para amortiguar semejante debacle. Se obstinan en que son la máxima representación de las masas, dicen ser el partido popular. Nada más equivocado que esto. Si el PRD, comenzando por su dirigente, Carlos Navarrete, no acepta que atraviesa por una crisis muy grave, puede que nos quedemos sin este partido en unos años.

Sandra Miranda, Edomex

Salida de Alfredo Castillo de Michoacán, necesaria, afirma

El comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, se despidió de su cargo para dar paso a las elecciones del primer domingo de junio. Lo primero que se debe decir es que la figura de comisionado, la cual daba facultades superiores incluso a las del gobernador, no existe, fue improvisada por el gobierno federal para controlar la cruenta violencia que imperaba en Michoacán. De ahí que algunos articulistas le apodaran El Virrey. Algunos otros decían que este puesto era anticonstitucional. Es por eso que la salida de Castillo de Michoacán era muy importante. El estado requiere funcionar con el engranaje político diseñado desde un principio. No puede estar sometido a los grilletes del gobierno federal. De seguir así, de nada serviría ir a elecciones el 7 de junio.

Carlos Ramos, Distrito Federal

Lamenta que gobernador de Chiapas tenga “incidentes accidentales”

Tuvo que pasar más de un mes para que el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, se disculpara públicamente con Luis Alberto, el asistente al que el mandatario abofeteó por quién sabe qué razón. La imagen de Velasco dejándose “abofetear” por el asistente, frente a cientos de personas, se enmarca en el recuadro del populismo. El gobernador, que a todas luces prepara el camino a escala nacional para contender por la Presidencia de la República, parecer ser más de lo mismo: una persona que, por el cargo que ostenta, puede cometer tropelías sobre las personas que trabajan para él. La imagen de aquel día en que el gobernador de Chiapas abofeteó a su trabajador queda enmarcada como en aquellos tiempos en que el señor golpeaba a su esclavo por no haber hecho las cosas como quería el amo. Después de todo, la sociedad no es tan desarrollada  como se pensaba, los ejemplos más claros los dan los personajes que están bajo el escrutinio público.

Marta Ramírez, Zacatecas

 

Mail

acentos.leon@milenio.com

Tel

267-2200

Carta

Retorno 104 CP. 37530

LOS TEXTOS NO DEBEN EXCEDER LOS MIL CARACTERES: SI EL AUTOR OMITE NOMBRE, DIRECCIÓN Y TELÉFONO NO SERÁN PUBLICADOS.