Palabra de lector

Muy bajo, el nivel político de los candidatos, dice

Sabido por todas las personas es que para ganar un puesto de elección popular lo que menos se necesita es inteligencia. Se requerirá presupuesto, una buena imagen, incluso intelecto del grupo que arropa al candidato, pero no inteligencia por parte de éste. Si bien las personas en el poder nos dan los ejemplos día con día, los actuales candidatos para las elecciones del próximo 7 de junio causan vergüenza. Entre esta pléyade de intelectuales destacan el ex futbolista Cuauhtémoc Blanco y el payaso Lagrimita, quienes competirán por un puesto de elección popular en Morelos y en Jalisco, respectivamente. Los señores podrán ser buenos en sus respectivos campos, pero dudo mucho que hayan estudiado sobre economía, ciencia política, administración pública, derecho, por decir lo menos. Así de triste es la clase política en México. Los candidatos son unos payasos; por lo menos así lo demuestra Lagrimita.

Arturo Zárate, Edomex

• • •

Dice que lo fácil era condenar a Quintero; lo difícil, agarrarlo

Hace unos meses las primeras planas de los diarios dedicaban su foto principal a la liberación del narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, polémico por comprometerse a fines de los años 80 a pagar la deuda externa a cambio de su liberación y sospechoso de la muerte de Enrique Camarena y Alfredo Zavala, ambos miembros de la DEA. En su momento toda la opinión pública nos preguntamos por qué el gobierno permitía la liberación de un delincuente de tan alto rango, que no tardó más de 24 horas en desaparecer de los radares de las autoridades mexicanas. Hoy, cerca de 25 años después, dice un tribunal de Guadalajara que el líder narcotraficante sí es culpable de la muerte de los dos integrantes de la DEA, como si lo difícil fuera inculpar a un delincuente al que le sobraban los crímenes. Lo realmente complicado es que lo agarren. ¡A ver! Háganlo.

Alberto Calderón, Zacatecas

• • •

Depreciación del peso aplasta el miniincremento al salario mínimo

Solo bastaría mirar lo que sucede en el Distrito Federal, donde se paga el mejor salario mínimo, por así decirlo, para darse cuenta de que las circunstancias actuales terminan por aplastar el “gran” aumento que se ha hecho. La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) publicó en el Diario Oficial de la Federación estos ingresos que están vigentes en 2015. Para el área geográfica A se fijó la cantidad de 70.10 pesos al día, un aumento de 2.81 pesos. Habría que ver cómo con la depreciación del peso frente al dólar este aumento queda aplastado, pues el poder adquisitivo (más importante que simple cantidad que se obtenga diariamente en pesos) es menos, a pesar de ganarse más. Actualmente, ¿qué se puede comprar con 70 pesos? Habría que remitirse a ver la canasta básica y observar si de verdad se puede sobrevivir con dicho salario.

Michelle Castillo, Distrito Federal