Palabra de lector

Nuevas normas de verificación, mal planteadas por Semarnat
La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) anunció que los vehículos modelo 2006 o más viejos por ninguna razón podrán circular todos los días. Por lo menos tendrán que descansar un día a la semana. Las autoridades argumentan que la medida es tal, porque solo los modelos 2007 o más recientes cuentan con la tecnología para emitir menor contaminación.

Puede que para enfrentar la contaminación, la Semarnat haya tomado la decisión correcta. Sin embargo, en el terreno legal, cometen los mismos yerros que permitieron circular hace unos meses a los autos de más de ochos años de antigüedad. Legalmente, no se puede argumentar que un auto no puede circular porque contamina en demasía, pero que no puede circular por su antigüedad. Esto solo va a acarrear una nueva ola de amparos que permitirá a los autos viejos seguir circulando con plena libertad.

La autoridad necesita replantear mejor su táctica. Por otro lado, esperemos que el Gobierno de la Ciudad de México ahora sí aplique la ley de forma pareja, porque es de lo más injusto que el transporte público ande circulando, a pesar de que contamina sobremanera. Se supone que la lay es general, no para unos pocos.
Cecilia Grajeda, Ciudad de México

El transporte público es aún insuficiente e inseguro, afirma
El transporte público en la capital es insuficiente y malo, en especial el Metro y el Metrobús. Es de lo más normal que mientras se viaja en el Metro, se quede sin luz y parado. Otras ocasiones sucede que se tarde más de cinco minutos en pasar un convoy por la estación. También hay veces (muchísimas veces) que el transporte va a reventar. Ya no solo pasa en las horas pico, porque con la aplicación del endurecimiento del Hoy No Circula, cualquier día a cualquier hora el transporte puede ser el mismísimo infierno. La capacidad del transporte público no es suficiente para la cantidad de personas que lo usan. Me pregunto por qué sigue sin mejorar este aspecto. Llevamos años pidiendo que se atienda esta dificultad, que se agravó con el Hoy No Circula.

Además de las anteriores problemáticas que presenta nuestro transporte público, hay que apuntar que la inseguridad sigue sin que se vea para cuándo parará. En el Metro, abundan las personas tipo vagoneros que en tono amenazante piden dinero. Dónde está en esos momentos las policía para cuidar que estas personan no asusten a los usuarios. En el Metrobús los bolseadores que sacan carteras y celulares. No se diga el problema en las micros, donde es de lo más común que se suban a asaltar a mano armada.

Nuestro transporte público en la capital es insuficiente y malo, y va en detrimento. Me pregunto cuándo las autoridades van a hacer cambios que de verdad abonen a mejorar el servicio y la experiencia de los usuarios.
Cecilia Montes, Ciudad de México

buzoneditorial.df@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados.