Palabra de lector

Indignante, la indemnización a vándalos del 1 de diciembre de 2012
Comparto la idea de que resulta indignante indemnizar a los sujetos que cometieron actos de vandalismo en la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto el 1 de diciembre de 2012, como expone el columnista Ricardo Alemán.

Esto, debido a que el hecho referido demuestra una vez más que las autoridades defienden más los derechos de los delincuentes que los de las víctimas.

Esta situación ha derivado en un problema al incrementarse la falta de denuncias, por más que los funcionarios inviten a hacerlo, además de eternizar la impunidad.

Aunque aquí no medie un acto de corrupción, los delincuentes siguen impunes ante el mal enfoque que se da a la ley con argucias; sin embargo, cuando una víctima acude a la CDHDF es un vía crucis que se le atienda o, en el mejor de los casos, que se dé seguimiento exhaustivo a su caso.

Ya ha habido casos de excarcelaciones incluso por rebote al relajarse la misma ley, por lo que la lucha de las víctimas se vuelve contra el mismo sistema de justicia.
Ignacio Betancourt, Ciudad de México

Sí a purificadores, pero urge rescatar áreas abandonadas
No sé qué tanto beneficiarán los purificadores de aire que el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, pretende que se instalen en la Ciudad de México.

Tampoco cuántos serían necesarios para el extenso territorio con que contamos, aunque en el mapa parezcamos un puntito, ni cuánto costarán al final de cuentas o si no se gastaría más que en otras medidas más benéficas.

Sin embargo, la predisposición a respirar en un mejor ambiente nos inclina a aceptar esa idea, aunque con sus respectivas reservas, pero urgen más áreas verdes.

El mandatario expuso que ya está en práctica un proceso de reforestación, pero ojalá la recuperación de áreas verdes sea integral e incluya parques con instalaciones para inhibir la delincuencia, como en la zona de Canal Nacional y Calzada de las Bombas.
Omar Quezada, Ciudad de México

Debe regularse la voracidad en comisiones de los bancos
Hasta que veo un reportaje con una cabeza tan precisa en cuanto a la voracidad de los banqueros, como el titulado "Mexicanos pierden dinero al ahorrar", en su edición dominical.

De entrada se destaca lo que parece o se ha vuelto normal, que se ofrecen rendimientos muy bajos que al descontar la inflación en realidad se vuelve una pérdida.

¿Y, por ejemplo, cómo no vamos a perder quienes llegamos a ahorrar algo en los bancos si simplemente por bajar recursos nuestros a cuenta corriente nos cobran comisiones caras?

En cambio, los bancos dan unos cuantos pesos por ahorrar en ellos, cuando salen ganando desde que les confiamos nuestros recursos, cuando han sido vendidos a precios outlet.
Benito Hernández, Estado de México

buzoneditorial.df@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados