Palabra de lector

Asaltan con metralleta y acosan “desnudos” en Chimalhuacán

Recientemente se aplicó un operativo contra la delincuencia en la carretera México-Querétaro, pero hay otros puntos en los que han aumentado los asaltos a mano armada y casualmente se ha descuidado la vigilancia.

Una de esas zonas es el municipio de Chimalhuacán, Estado de México, en cuyas calles se han registrado asaltos a mano armada, sobre todo en las mañanas, cuando la gente sale a trabajar.

Pero este caso es alarmante al darse robos incluso con metralleta, lo que refleja la escalada de violencia, sin dejarse de dar con simple pistola.

Además algunos sujetos visten solo con gabardina aún de madrugada y acosan a las mujeres que salen temprano a la escuela o a su trabajo, abriéndosela ante ellas, algunos fingiendo que se orillan para orinar cuando van pasando y sorprenderlas.

Algunos casos de asaltos se han dado en las avenidas Neza y Bordo de Xochiaca, donde la carretera está en construcción, y avenida Adolfo López Mateos cerca del Colegio de Policía.

Espero también se atienda esta situación y no solo las que se les da mucha difusión en televisión, como el caso de un asalto a un autobús y la víctima tuvo el valor de denunciar y expresarlo a través de los medios de comunicación.

Ana Bertha López, Estado de México

 

Debe el gobierno aclarar el final de viejos vicios con reforma educativa

Muchos dicen que la reforma educativa es más bien laboral, pero todo debe empezar por poner las cosas en orden, no como con el ex gobernador Ulises Ruiz, quien cedió la tutela de la educación en Oaxaca y los maestros estaban a acostumbrados a hacer lo que les diera en gana con los recursos y no rendir cuentas.

Profesores de Oaxaca me dijeron cuando Gabino Cué andaba en campaña política que el magisterio lo apoyaba y que confiaban en tener mejores condiciones de vida, aunque también se les obligaba a asistir a las manifestaciones en el entonces Distrito Federal, con la pérdida de apoyos económicos que había ganado el gremio si no lo hacían.

Así se ha manejado siempre a los sindicatos, como el de trabajadores petroleros, el del IMSS y el SME, solo por mencionar algunos de los principales, aunque no escapan los pequeños, a cuyos líderes los maicean con depósitos en cuentas bancarias.

A los movimientos magisteriales que padecemos cada quien les atribuye alguna causa distinta; sin embargo, creo que en la actual coyuntura la principal es que con la reestructuración del Ieepo se afectaron intereses de varias organizaciones que prácticamente estaban en la nómina gubernamental y cuyos recursos se etiquetaban como apoyos sociales.

Por eso creo que al Ejecutivo federal le hace falta aclarar el trasfondo económico, que al ponerse fin al clientelismo político se alborotaron las distintas organizaciones supuestamente sociales, aunque también seguir trabajando para mejorar la ley en la materia.

Víctor Mireles, Ciudad de México