Palabra de lector

Pide proceder contra quienes roban cable de la CFE

Desde el año pasado se han dado casos de quienes roban el cableado de la Comisión Federal de Electricidad en el municipio mexiquense de Chimalhuacán y dejan a los colonos sin energía eléctrica.

Del jueves para el viernes ocurrió otro caso y parece que las autoridades no hacen algo al respecto, mientras tenemos que aguantar las molestias respectivas, como el desperdicio de alimentos que se echan a perder por no servir el refrigerador.

Tampoco se puede utilizar el internet para que los niños hagan tareas, hasta que colocan cables nuevamente, además de que se incrementa la inseguridad.

Por eso deben tomarse cartas en el asunto y proceder contra estos delincuentes, pues tengo entendido que en otros municipios también se han registrado robos de cable por cuadrillas, entre ellos Nicolás Romero.

Susana Yáñez, Estado de México

 

Debe reforzarse el control en el sistema judicial

La recaptura de Joaquín El Chapo Guzmán obviamente no acaba con el crimen organizado, sobre todo el narcotráfico, aunque sí viene a reforzar en algo la confianza en las instituciones, sobre todo de seguridad pública.

Sin embargo, el esfuerzo de los militares lo deterioran las autoridades civiles, más propensas a corromperse al llegárseles al precio ante la falta de disciplina en juzgados y fiscalías.

Basta recordar que el narco se ha infiltrado en altas esferas gubernamentales, no solo en municipios o estados, sino en la misma Presidencia de la República.

Al respecto basta recordar que en el sexenio del panista Vicente Fox se involucró a su coordinador de giras, Nahum Acosta, con la delincuencia organizada y aunque fue absuelto, quedaron muchas dudas.

Bernardo Sánchez, Distrito Federal

 

Lamentable, que Acapulco siga padeciendo delincuencia

Parece que en Acapulco, como en Guerrero en general, no cede la delincuencia, pues si no son los ataques contra taxistas, son  los perpetrados contra maestros y comerciantes.

Al puerto llegó la Gendarmería Nacional hace más de un año, pero prevalece el temor de visitar este destino tradicional, en el que siguen registrándose asesinatos.

Ya tiene mucho que aparecían cabezas de personas en la principal avenida, lo que ocasionó espanto y el turismo padeció la falta de paseantes, que apenas se ha recuperado pero puede venirse debajo de nuevo.

No todo quedó en el caso de los estudiantes de Ayotzinapa, pues ha habido más desaparecidos.

Independientemente, los prestadores de servicios parece que han perdido espíritu o vocación al condicionar estancias a más noches que las requeridas.

Además  no respetan planes contratados previamente, lo cual se vio el pasado fin de año, mostrando cierta voracidad ahora que había visitantes.

Santiago Benítez, Distrito Federal