Palabra de lector

Lamenta ley “anti-Bronco” en Puebla

Cuando en México se aprobó la ley que permitía a los ciudadanos postularse para ocupar puestos de elección pública, los políticos seguramente pensaban que era una tomada de pelo más con la que podrían argumentar que en México existía la inclusión del ciudadano de a pie en la política. Sin embargo, el tiempo demostró que el ciudadano tenía la capacidad para, a través de esta nueva legislación, alcanzar puestos de elección popular y restarle poder a la clase política. Ahí está el ejemplo del joven Pedro Kumamoto en Jalisco o de Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, quien se hizo de la gubernatura de Nuevo León al vencer, sin que nadie se lo esperara, a Ivonne Álvarez, abanderada del PRI. Es a raíz de esto que diversos gobiernos comenzaron a cambiar sus legislaciones estatales para complicar el paso del ciudadano a los puestos gubernamentales. Ahora es Puebla el que se abocó a la tarea de ponerle el pie a la población. Postularse como candidato independiente en Puebla, ya sea  para gobernador, diputado local o para alguna presidencia municipal será casi imposible. Los interesados deberán de entregar en 20 días 3 por ciento de firmas de apoyo del padrón electoral, además que los ciudadanos que impulsen este tipo de candidaturas, deben comparecer personalmente ante los órganos electorales. Ahora es el PAN el que se encarga de aprobar este tipo de leyes, porque en entidades como Veracruz, Chihuahua y Sinaloa, donde ya fueron aprobadas, el PRI tenía la mayoría. La única conclusión de esto es que la clase política está atemorizada de perder el arca de la que bebe desde hace mucho tiempo y la forma más sencilla de protegerse es restarle poder al ciudadano.

Julia Sánchez, Edomex

 

Reprueba la corrupción que se hace con recursos públicos

“Mamitas, me van a disculpar, pero a la que no realizó su pago no le voy a entregar tableta, con toda la pena” fue como condicionó una maestra de la primaria Niños Héroes, ubicada en Coacalco, a las madres de familia. Pese a que el gobierno federal reparte de manera gratuita las tabletas, esta profesora hacía su agosto antes de entregarlas. Argumentaba que ese pago, de 400 pesos, era la “única forma de apoyar a la escuela”.

Si está tan preocupada por recursos para la escuela, parte de su trabajo es gestionar con el gobierno que le den lo necesario; al pedir así nada más solo genera falta de credibilidad en lo que hace. Debe entregar el beneficio y después voltear al gobierno a pedir todo lo necesario para la educación; hasta ignorante es porque la Constitución se le olvidó, ¿de verdad será maestra?. Esto no es solo el problema de los sindicatos, sino la educación de la corrupción que tiene el mexicano y que tanto daño hace al país. Lo peor es que no faltara aquí alguien que venga a defender estos terribles actos de corrupción llamados “aportaciones voluntarias”

Veo una falla en estos “programas sociales” porque permiten que otros se aprovechen de ellos. El paternalismo es hacer más grande el problema de México, la miseria humana y la miseria económica no se combaten regalando cosas; se combaten haciendo mejores estudiantes, enseñando que las cosas cuestan y que no llegan del cielo.

Joel Campiño, Distrito Federal