Palabra de lector

Lamenta la política dictatorial y retrógrada de la "Troika" en Europa

Durante los dos siglos anteriores, el deseo de las potencias económicas desarrolló un fenómeno denominado imperialismo, teorizado por estudiosos como Lenin o Rosa Luxemburgo. Imperialismo: forma de dominación de una nación sobre otra basado en la presión militar y económica. Los regímenes totalitaristas de la URSS aplicaron este método sobre los pequeños países del este de Europa. Las potencias occidentales, principalmente Estados Unidos, ejercieron bloqueos sobre Cuba y Chile, planearon golpes de Estado en naciones de Latinoamérica e impusieron dictadores en esta región y en África.

Cuando Europa, a principios de la década de los 90, fraguó una unidad económica de naciones para hacer frente a la fortaleza del dólar. El fin era un bienestar de los países europeos adheridos. No obstante, la Unión Europea devino un grupo de naciones dominadas y dominantes. Unas que, a través de la dictadura de la Troika, han ahogado a los países más débiles, como ahora es el caso de Grecia, para obligarlas a caer en endeudamiento y verse en la necesidad de acatar las reformas impuestas por naciones como Francia o Alemania. A Grecia se le está obligando a privatizar todos sus recursos (las principales empresas beneficiarias de esto son las alemanas) y a endeudarse (los bancos acreedores son en general franceses y alemanes). La Unión Europea puede aplicar técnicas tan salvajes como las que vivimos el siglo pasado.

La democracia y la libertad están bien firmes en el papel. Pese a estar en el siglo XXI, aún falta mucho para que se afirmen en la realidad.

Lorena Amaya, Edomex

***

Con el nuevo Hoy no Circula, verificentros, nidos de corrupción

Uno de los cánceres más dañinos para el medio ambiente del Distrito Federal era la corrupción en los verificentros. Por unos cuantos pesos más, los verificadores permitían a cualquier coche (ya fuera que contaminara mucho o poco) acreditar el examen de emisión de gases contaminantes. Hace unos meses, junto con el endurecimiento del Hoy no Circula, el GDF emprendió en estos lugares una serie de operativos para eliminar el problema de la corrupción. Sin embargo, después de reducir el número de estas visitas por parte de las autoridades del GDF a los verificentros, éstos han retomado la práctica del brinquito (acreditar cualquier auto con una mordida). Ahora, con el anuncio de que todos los autos podrán aspirar a las calcomanías uno o dos sin importar, el negocio de la corrupción se presenta como un duro reto para el GDF y un jugoso hueso para los verificadores. Si las autoridades no prevén una solución a este fenómeno, el Hoy no Circula será un retroceso en el cuidado del medio ambiente, lo que se pretendía proteger en un inicio.

Alan Gutiérrez, Distrito Federal