Palabra de lector

Hay contradicción de reforma educativa con rechazo a cuotas

Me sorprendió que desde la cúpula militar el titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos, señalara que la seguridad de la nación comienza en las aulas y que la reforma educativa es la más importante de todas.

Muy bien que promueva el avance en materia magisterial y los logros, como que la evaluación magisterial debe cumplirse a fin de que los profesores se actualicen y mejoren su calidad de vida mediante alguna promoción.

Sin embargo, la autosuficiencia de las escuelas incluida en la reforma educativa contrasta con la prohibición de cuotas voluntarias en las escuelas que tanto alardea el PVEM, que no prevé las consecuencias de sus actos.

En este caso particular, los cambios en educación dejan a los planteles a su suerte cuando de por sí enfrentan carencias, sobre todo en provincia, y polarizan a los padres de familia al señalar unos a quienes no quieren cooperar.

Fermín Gómez, Distrito Federal

 

La vigilancia en la estación Atlalilco de la Línea 12 es insuficiente

Un par de policías trata de poner orden en la estación Atlalilco de la Línea 12 ante empujones y golpes entre usuarios desesperados por subir y lograr ir sentados en los camiones de la RTP, pero su labor es superada.

En las tardes y noches llega mucha gente de trabajar con dirección hacia Tláhuac y quienes organizan el flujo de las unidades alternas autorizan la salida de camiones por pares, aunque haya mucha gente.

Esto ocasiona desesperación entre quienes quieren subir y los que se quedan parados donde abren las puertas para que nadie les gane el paso y puedan alcanzar un lugar.

Ahí es cuando empiezan los empujones, los jalones, los codazos e incluso los puñetazos y los dos policías no pueden hacer mucho, cuando la solución es agilizar la salida de camiones y no esperar a que éstos vayan hasta que apenas se pueden cerrar las puertas.

Oswaldo Fuentes, Distrito Federal

 

Romper cooptación del narco” está en la aplicación de la ley

La procuradora Arely Gómez habló muy bonito sobre defender los derechos humanos de los drogadictos y no estigmatizarlos, cuando éstos generalmente son unos desgraciados al asaltar sin piedad cuando andan con los influjos de lo que se meten por donde sea.

En cambio, si uno se defiende y les parte la madre sí le aplican con rigor la ley con el pretexto de sus derechos individuales, teniendo que pagar por lesiones en caso de que existan o corriendo el riesgo de perder la vida en el momento o después si son del mismo barrio o de otro colindante.

Por eso le digo a la procuradora que los derechos humanos no solo son de los drogadictos y que para romper la cooptación y el clientelismo del narco no hay más que aplicar la ley sin ambigüedades.

Si los niños ven que en las calles andan impunemente quienes se apoderan incluso de las áreas de juegos de unidades y parques para drogarse y además les va bien porque con una lana los dejan hacer lo que quieren, pues ellos asimilan que la ley vale madre al no aplicarse o aplicarse a modo.

Uriel Martínez, Distrito Federal