Palabra del lector

Recuperando bienestar urbano

En días pasados se realizó el Tercer Foro Nacional de Asentamientos Humanos, Desarrollo Urbano y Vivienda en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la UdeG. En la apertura estuvo como ponente el Doctor Jorge Wolpert Kuri, director de Desarrollo Urbano, Suelo y Vivienda de la SEDATU, quien abordó diversos temas pero particularmente el de la Movilidad Urbana. Habló de los estacionamientos que son permitidos por los asentamientos en diversas zonas de la ciudad. Afirmó que “las autoridades municipales no son responsables de lo que los ciudadanos hagamos con nuestros coches”, añadiendo un ejemplo que terminó con “¿Qué hago con mi carro? -No sé, tú lo compraste”. Dijo que no es responsabilidad del gobierno que exista un espacio para que el ciudadano estacione o guarde el coche. Una situación genérica que viven las principales ciudades en México se puede describir y resolver con tan simples palabras, resulta lamentable que pocos gobiernos realicen un mínimo cambio en la materia. En la ZMG ha habido ciertos cambios en la materia, y esta opinión de un funcionario federal es un argumento contundente para las acciones que han emprendido los ayuntamientos en esta materia. Si bien es cierto que en este sexenio se han realizado diversas obras con beneficio para el automovilista, no menos cierto es que las mismas se han contrastado con otras obras de mayor importancia. El programa de MiBici, ciclovías como la de avenida Santa Margarita, en Zapopan, y avenida La Paz, en Guadalajara, además de las Zona 30, son algunas de las obras que, aunque en un principio no consideraban esta ideología sustentable, benefician primeramente a la misma. Quizá haga falta que expertos en la materia conversen más con los actuales funcionarios y los que posteriormente asuman el cargo, para que la sustentabilidad en el desarrollo urbano sea tomado en consideración. Mucho se ha temido por los ciudadanos ante una posible llegada de programas como el Hoy No Circula del Distrito Federal, mismo que no se ha vuelto a considerar aunque en ocasiones el tráfico en horas pico ya es colapso vial. Aun y cuando el gobierno tiene responsabilidad en la planeación urbana y debe ofrecer opciones sustentables, desde nuestro papel de ciudadanos se han realizado pocas acciones tanto para aminorar el uso del automóvil, para tener una cultura vial destacable o por lo menos reducir su uso en zonas que por su historicidad, importancia simbólica o turística, deberían de tener el principal ingrediente del sexenio denominado “Bienestar”, el cual no lo concebimos al transitar por el Centro ni como peatones, usuarios del transporte público, ciclistas o automovilistas.

JOSEPH IRWING OLID ARANDA