Palabra de lector

La Ciudad de México requiere medidas más estrictas con autos

La capital del país está pasando por un problema que no nació hoy ni hace un par de años. El exceso de contaminación, a causa de las emisiones de carbono que el exceso de automóviles, camiones y motocicletas que avanzan todos los días en la Ciudad de México produce. Para contrarrestarlo, por un tiempo se implementó el programa Hoy no Circula. El plan consistía en que los autos con vejez superior a ocho años dejarían de circular un día a la semana. Sin embargo, las medidas no fueron suficiente y después se tuvieron que endurecer. Ahora todos los coches dejarían de circular un sábado al mes (aparte de su respectivo día a la semana) y aquellos que tuvieran más de 15 años de antigüedad tendrían prohibida la circulación dos sábados al mes.

La medida pareció dura e injusta a muchos, pero eso no impidió que se implementara. Sin embargo, después se flexibilizó y aquellos vehículos que no excedieran las emisiones contaminantes, sin importar la antigüedad, podrían circular diario. Esta flexibilización a las medidas del Hoy no Circula, aunado a la corrupción de los verificentros, desencadenó un exceso de autos circulando en la ciudad y, a la larga, generó el problema por el que en este momento atravesamos: la contaminación del aire capitalino se ubica en niveles históricos.

La flexibilización del programa es uno de los agravantes en la contaminación, pero un poco más atrás está la invitación del gobierno a comprar nuevos autos para circular todos los días. Es esto último, justo, lo que genera que crezca el parque vial y que tengamos un exceso de coches. Debería ser obligatorio que todos los autos, sin importar su antigüedad, dejaran de circular por lo menos un día a la semana.

Juan Ornelas, Ciudad de México

***


País, bajo la ley de la jungla con guaruras

No debe ser nuevo, pero a través de redes sociales se le han dado los reflectores que merece al problema. El uso de de guaruras debe estar regulado, porque en un mes se han visto al menos tres incidentes entre ciudadanos de a pie, empresarios y personas que ejercen de guardaespaldas. Todo comenzó con la balconeada que hizo el city manager de la delegación Benito Juárez, Arne Aus den Ruthen, al transmitir por Periscope cómo multaba a los guaruras de un empresario. Al final, la audacia le costó una golpiza al funcionario. También hubo otro incidente en Tlalpan, donde un guarura bajó de su camioneta a un conductor, lo golpeó con una pistola y hasta terminó por quitarle sus pertenencias. Estos solo son pequeños ejemplos, pequeñas fotografías de una realidad que no debe ser nueva, solo que ahora está más expuesta. Mientras haya quienes se hacen justicia por su propia mano y tienes sus propios elementos de seguridad, el país estará regido, por lo menos frente a estos personajes, bajo la ley de la jungla.

Azucena Carrasco, Morelos

***


Aclara que hay 6 millones con cáncer terminal y sin acceso a morfina

En mi columna de ayer cometí un error al afirmar que en el mundo mueren 6 millones de personas con cáncer terminal cada día sin acceso a la morfina.

El dato correcto del doctor Juan Ramón de la Fuente es: "La OMS estima que todos los días hay cerca de 6 millones de pacientes con cáncer terminal en el mundo sin acceso a la morfina".

Un disculpa.

Adriana Malvido, Colaboradora

***


Fax: 5140-4903 y 04
buzoneditorial.df@milenio.com
Morelos 16, Col. Centro C.P. 06040
Los textos no deben exceder los mil caracteres: si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados