Palabra de lector

Resultaron insuficientes los vagones rosas en el Metro

Hace mucho, el columnista Carlos Puig expuso algo así como que le daban pena los vagones rosas del Metro, porque era mejor tomar conciencia en cuanto hasta dónde hemos llegado, pero ahora parecen ampliarse ese tipo de medidas.

Como nos falta mucho como sociedad, resulta que mil 200 policías cuidarán a las mujeres en el Metro, el Metrobús, el Tren Ligero y paraderos en horarios de 6 a 10 de la mañana y de 6 a 9 de la noche.

Ahora sí que el gasto en seguridad se extiende para poner orden o al menos reprimir los bajos instintos de quienes no se aguantan las ganas de manosear o arrimarle el camarón a alguna fémina ante tanto calor humano en algún vagón o camión del Metrobús.

Tal parece que resultaron ser insuficientes los vagones rosas para las mujeres, aunque prevalece el problema de los hombres que tenemos que viajar en hora pico con hija o hijos pequeños en el Metro.

Roberto González, Ciudad de México

***


Hasta que se pensó en plan para beneficiar al turismo nacional

Siempre se ha dado prioridad al turismo internacional ante el alto margen de ganancia que dejan los extranjeros, pero qué bueno que esta administración federal tuvo a bien una estrategia para beneficiar a los mexicanos.

Hace varios años era común conseguir algún paquete familiar, individual o de pareja para irse a vacacionar a algún destino, sobre todo de playa, y no salía tan caro.

La aerolínea Mexicana se organizaba con hoteles y bancos y ofrecía paquetes todo incluido y a meses sin intereses, mientras que otras anuncian grandes descuentos, pero comprando con mucha anticipación y varios no tenemos definidos nuestros paseos.

Por eso es bueno saber que la Secretaría de Turismo haya pensado en un programa en el que participen los involucrados en este tipo de servicio, lo que ayudará a apoyar el mercado interno desde este sector, pero los beneficios no deben enfocarse solo en las temporadas de menor afluencia, sino incluir también las altas.

Manuel Estrada, Estado de México


***

El crecimiento ahora es para arriba ante voracidad de constructoras

La voracidad de inmobiliarias denunciada por los colonos de Álvaro Obregón no es privativa de esa delegación, sino de toda la Ciudad de México.

Como ya no hay para donde, ahora el crecimiento es hacia arriba con tantos edificios que rebasan la norma establecida después de los sismos que devastaron la capital del país.

Todos los accesos a la Ciudad de México se caracterizan por construcciones en obra negra, a cuyos propietarios les han proporcionado pintura de colores llamativos para que no se vea tan feo el panorama, como en Tulpetlac y alrededores.

Lo malo es que en contraste las áreas verdes se reducen y resultan insuficientes para tanta gente que habita tanto departamentos de interés social como grandes condominios, como los de la zona de La Granada, o Nuevo Polanco, en Miguel Hidalgo.

Demetrio Cruz, Ciudad de México

***


Fax: 5140-4903 y 04
buzoneditorial.df@milenio.com
Morelos 16, Col. Centro C.P. 06040
Los textos no deben exceder los mil caracteres: si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados