Palabra de lector


Alerta sobre negligencia de estacionamientos BEST

BEST estacionamientos debería revisar la calidad y falta de claridad de sus servicios. Para todos los que hemos experimentado las horas de pago en los estacionamientos de los Hospitales del Grupo Ángeles, ¡mucho cuidado!

Esta semana abrieron mi camioneta y robaron mi documentación personal y pertenencias, dentro del estacionamiento del Hospital Ángeles Acoxpa. Cuando descubrí lo sucedido, grité por cinco minutos para buscar ayuda en el estacionamiento y solo hasta que ingresé al hospital alguien me escuchó. El personal de BEST (empresa que maneja la concesión de los estacionamientos del Grupo Ángeles) me pidió tiempo para “revisar videos” antes de llamar a la policía. Después de dos horas el resumen es que “no tiene cámaras” en esa área.

Esto me lleva a pensar que si te roban, matan o abusan de ti en el estacionamiento nadie se entera y tu vehículo y tu seguridad están en peligro desde que ingresas a sus instalaciones. Hoy traté de hablar con la gente de BEST y su respuesta es ninguna, porque se tendrían que robar tu o mi vehículo para que después de que paguemos tú o yo el deducible ellos paguen la unidad, en el caso de robo. Tenemos este pobre tipo de compañías por la costumbre y la tolerancia de la ciudadanía.

El día que dejemos de utilizar su riesgoso servicio seguramente se verán impactadas sus finanzas y se preocuparán por brindar un servicio acorde a lo que cobran por hora. Más cámaras y elementos eficientes de seguridad.

Iliana Gómez, Ciudad de México

 

“Lords” y “ladies”, reflejo del México desobediente

Desde hace unos años es cada vez más común que en México aparezcan los llamados lords y ladies, personas prepotentes que intentan pasar por encima de la ley, de las autoridades y de los ciudadanos. El suceso más reciente se dio hace tres días, cuando un sujeto de un Audi intentó atropellar a un ciclista y cuando un elemento de la Policía Bancaria Industrial se interpuso, resultó que el conductor del Audi se puso a forcejear con quien, se supone, era la autoridad. De hecho, durante los dimes y diretes, este lord dijo al uniformado: “Ubícate. Esto es México”.

Esta última frase resume todo lo que muchas personas creen de México: es un lugar donde no hay autoridad y, por ende, cualquiera puede actuar como se le venga en gana, en tanto sus medios se lo permitan. Solo hay que poner atención en lo que LordAudi le dice al policía. No dice que así sea la vida, o que así sean las reglas de la calle. No, lo que dices es que estamos en México, o sea que en cualquier otro país sí se debe respetar la autoridad, pero aquí no.

El fenómeno de los lords y las ladies es un problema idiosincrásico. Si se quiere erradicar estos comportamientos se debe educar a la población, empezando por enseñar que en México existe y se respeta la autoridad en todas las esferas.

José Meraz, Ciudad de México