Palabra de lector

Si Anaya critica a corruptos, que  actúe contra Fox y Calderón

Todos dicen que Ricardo Anaya es el triunfador de las elecciones y parece ser que el uso de spots del PAN para promover su imagen personal le dio resultado, pero nadie cuestiona que en los gobiernos panistas se dieron irregularidades que no se investigaron a cabalidad.

El ejemplo más claro es el de la empresa Oceanografía, que en ambos sexenios blanquiazules se enriqueció a base de fraudes a varias instituciones como el IMSS, el Infonavit y Pemex, prevaleciendo la impunidad.

En los anuncios en que aparecía al puro estilo lopezobradorista se pronunciaba contra los gobiernos corruptos y decía que hay que proceder contra ellos.

Sin embargo, nos gana la corta memoria y ahora muchos aplauden que el PAN haya ganado siete estados, aunque haya sido en alianza con el PRD, pero nadie exige rendición de cuentas e investigación a fondo contra los panistas, que resultan ser como los priistas o, peor, como los perredistas que emulan prácticas corruptas como compra de votos.

Germán Martínez, Estado de México

 

Debe mejorar la movilidad en la ruta UAM Xochimilco-Tasqueña

Qué bien que se sustituirán los microbuses por camiones en la CdMx, proceso que se había retrasado, pero hay que mejorar la movilidad en nuevas unidades que cubren el recorrido entre la UAM Xochimilco y el Metro Tasqueña.

En este derrotero ya se cuenta con algunos camiones, pero el problema es que también circulan a vuelta de rueda, como los microbuses cuyos choferes van esperando a ver quién se sube.

No solo es cambiarlos, sino evitar mayor contaminación al mantener más tiempo en uso los motores.

Espero que la Semovi tome cartas en el asunto y agilice la circulación de estos camiones y los microbuses que falta sustituir, pues el problema tiene muchos años sin que se haga algo contra los choferes que faltan al respeto a quienes les reclaman tal lentitud.

Manuel Cervantes, Ciudad de México

 

Los capitalinos no tenemos por qué ser víctimas de los maestros

Los profesores agremiados en la CNTE atribuyen cosas inciertas a la reforma educativa para justificar su movimiento, pero los capitalinos no tenemos por qué padecer las consecuencias de sus manifestaciones.

Sus marchas o al menos sus aglomeraciones afectan a quienes tenemos que ir al centro de la Ciudad de México o cruzarlo por cuestiones de trabajo, además de que contribuyen a la mala calidad del aire.

Uno de los puntos principales es la “autogestión de escuelas”, en el que los maestros argumentan que se dejará sin dinero a los planteles, pero esto ya fue rechazado por el secretario de Educación, Aurelio Nuño, a quien algunos ya empiezan a tildar de represor, en lugar de defender el derecho a la educación.

No debe haber privilegios para los disidentes, que es lo que buscan recuperar, como la venta de plazas a su antojo, pero sí hacen falta apoyos para las escuelas.

En la Ciudad de México se sigue exhortando a aportar las cuotas voluntarias prácticamente como uno de los requisitos para ingresar a secundaria, arguyendo que los recursos llegan etiquetados y no sirven para lo que se requiere, aunque esto también se aclaró y no se vale mitificar las cosas para confundir a los padres de familia.

Carlos Espinoza, Ciudad de México