Palabra de lector

Que la CdMx pondere transporte eléctrico ante contaminación

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, debe ponderar el desarrollo del transporte público eléctrico ante los elevados índices de contaminantes.

Su antecesor, Marcelo Ebrard, manejó la posibilidad de que se estableciera el uso de tranvías, pero declinó al argumentarse que salía caro instaurarlos y se aferró al Metrobús, del cual tengo entendido que se pretende completar 10 líneas en la administración de Mancera.

Sin embargo, dicha aceleración de los autobuses articulados resultó invasiva de carriles, además de que no se cuenta con unidades suficientes y no inhibió el uso de los autos particulares, pues esos camiones se saturan y, como en el Metro, abundan los asaltos y resulta una odisea abordarlos.

Mientras no tengamos un transporte eficiente, seguirá en aumento la contaminación, y que mejor que sea eléctrico como el trolebús, del cual hacen falta rutas y unidades.

Alejandro Zúñiga, Ciudad de México

***


La Suprema Corte debe plantear sanciones, no solo anularlas

Al parecer se ha hecho mutis sobre las consecuencias el pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por anular en la Ciudad de México el delito de ataques a la paz pública, que favorece a vándalos y al cual seguramente seguirá una cadena de liberaciones.

La Corte argumentó que la penalidad referida atenta contra la libertad de expresión, cuando en la práctica muchos manifestantes aprovechan esta garantía para cometer diversos delitos.

No cabe duda de que en este punto que refiero se fue pasando poco a poco a la impunidad total, porque, como bien refieren, la penalidad según el artículo 362 del Código Penal de la Ciudad de México señalaba hasta 2012 de cinco a 30 años de prisión y luego pasó a una de dos a siete años.

Entonces creo que la Suprema Corte no solo debe anular penalidades, sino plantear alternativas, con precisiones específicas para evitar la ambivalencia que dijo haber encontrado ahora.

Arnaldo Manríquez, Ciudad de México

***


Los bajos salarios son una causa de la pobreza y la delincuencia

La demanda de empleo, la subocupación y la informalidad en lo que va del año, marcadas como constantes por el Instituto Nacional de Geografía (Inegi), demuestran que los salarios cada vez son más insuficientes.

Desde hace muchos años se ha tenido que recurrir a un segundo empleo u oficio de medio tiempo para completar el ingreso en el mejor de los casos, tanto de parte del padre como de la madre.

Esto ha traído como consecuencia falta de atención respecto a los hijos, terminando en muchos casos en una disfunción social ante los bajos salarios.

Sin embargo, ahora se cree que con programas asistenciales se saldrá de la pobreza o que con trabajo comunitario a favor de los jóvenes se terminará la delincuencia.

Mauricio López, Estado de México

***


Fax: 5140-4903 y 04
buzoneditorial.df@milenio.com
Morelos 16, Col. Centro C.P. 06040
Los textos no deben exceder los mil caracteres: si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados