Palabra de lector

Ojalá que Mancera en verdad mejore el transporte público
Tiene razón el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, en que deben continuar los programas para mejorar el transporte público, porque ha quedado en el aire o va demasiado lenta la sustitución de microbuses por autobuses.

Ya se estrenó la Línea 6 del Metrobús entre El Rosario y Avenida Central y se mejoró el entorno en su trayecto, como pregona la autoridad, pero en los otros derroteros hacen falta unidades para evitar su saturación y los asaltos.

En cuanto al Metro, hay más trenes rehabilitados, pero se descuida el servicio en algunas rutas por llevar convoyes vacíos hacia otros puntos por la saturación en horas pico, además de que la Línea 12 de plano iba a vuelta de rueda este domingo y hacía pausas prolongadas en todas las estaciones.

En este espacio vi una propuesta para conectar la Línea A con la 8 entre las terminales La Paz y Constitución de 1917, lo cual me parece muy bien para desincentivar el uso del automóvil, aunque falta otra ruta entre oriente y poniente al sur de la ciudad.
José Martínez, Ciudad de México

¿Cómo pedir el regreso de militares a cuarteles si policías no pueden?
Mucho se ha dicho respecto a que los militares no deben cumplir funciones policiacas en la lucha contra narcotraficantes y delincuentes organizados, pero las corporaciones no pueden o terminan siendo cooptadas.

Lamentablemente ha fracasado todo intento por combatir al narco y demás delitos como extorsión, secuestro, derecho de piso y un largo etcétera de actividades opcionales para quienes deciden irse por la chueca, pues policías federales forman parte de sus filas.

El ataque diario al Ejército que refieren en su nota principal no creo que lo aguantaran cuerpos policiacos en estados y municipios, donde mejor terminan protegiendo o más bien sirviendo a los delincuentes.

Un ejemplo de esta realidad es que militares tendrán que vigilar las playas de Acapulco, lugares en los que han ocurrido asesinatos, aunque se había mandado a miembros de la Gendarmería, además de que incrementan crímenes en otras colonias de ese destino.
Oswaldo Gómez, Estado de México

Que se dé seguimiento a gastos opulentos de la Función Pública
Resulta indignante el contraste social entre los niños de varios estados que no comen algunas veces o a lo mucho lo hacen solo una vez al día y los funcionarios evidenciados en redes sociales que se dan grandes banquetes.

Cada quien puede hacer lo que quiera con su dinero y, lamentablemente siendo realistas, tampoco podría cambiar el mundo de tajo; sin embargo, si se trata de recursos públicos merece el mayor castigo posible.

Funcionarios de la Secretaría de la Función Pública son señalados por gastar en lujos cuando van al extranjero, entre ellos Hilda García, quien consumió champán, caviar y salmón ahumado en uno de sus viajes a Londres y simplemente expresó: "no tenemos el lujo y el privilegio de comer en Harrods todos los días".

No sé quien tendría que dar seguimiento a este caso y sancionar a quienes hagan gastos excesivos con los recursos públicos, cuando la misma institución es la que debería hacerlo y combatir la corrupción.
Federico Santillán, Ciudad de México

buzoneditorial.df@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados.