Palabra de lector

El menor de los males para México, no ser anfitrión de la COP13

Después del ecocidio en el manglar de Tajamar, Quintana Roo, el problema pasa a un nuevo nivel: los activistas recaban firmas para demandar que la Conferencia de las Partes (COP13) de la Convención sobre la Diversidad Biológica de la ONU no se realice en Quintana Roo, estado donde se prevé la celebración. Pese a todas las justificaciones que el gobierno estatal quiera dar, las imágenes no mienten. Hay fotos aéreas que demuestran la forma en que el manglar fue asesinado y las hay cercanas, donde se demuestra que las especies no fueron reubicadas, pues sus cadáveres eran las pruebas de ello. El gobierno federal no se ha pronunciado y el estatal le endosa el problema a la administración de Felipe Calderón y Vicente Fox, época en que los contratos fueron otorgados. Pese a ello, el gobierno actual es cómplice, pues antes de que se acabara con el manglar (en la madrugada) policías del estado protegieron los tractores que ingresaron a la zona. Supongamos que la petición tiene éxito y se cancela la COP13. Sería el menor de los males, pues el manglar no se recuperará ni se castigará la impunidad con que, en aras del "progreso", se pasó encima de la naturaleza.

Julia Arteaga, Edomex

***


'Limpiaparabrisas' de la CdMx cobran impuesto para conductores

El fenómeno de los limpiaparabrisas nació a causa de la incapacidad del gobierno de crear empleo. Estos desempleados esperaban en las esquinas de las avenidas las luces rojas del semáforo para limpiar los parabrisas de los conductores. Como una forma de apoyo y agradeciendo que prefirieran trabajar, en lugar de robar, muchos automovilistas optamos por darles uno o dos pesos por su trabajo. Con el tiempo este apoyo se convirtió en una obligación, al punto que los limpiaparabrisas manchan con jabón el cristal de quien no quiera que se le limpie y, en caso de que lo hagan sin permiso, se molestan cuando no se les da dinero, al punto de que golpean el auto o arengan al conductor. Estas personas han convertido la compasión en obligación para los ciudadanos. El GDF debería buscar resolver este problema, no solo limitándose a decir que se les denuncie en el momento, porque con ello los limpiaparabrisas se pueden poner violentos contra quien lo haga.

Adrián Caballero, Distrito Federal

***


Frente a duro panorama económico, pobres no deben pagar platos rotos

El peso cerró por arriba de los 19 pesos en ventanillas bancarias. Al respecto, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ha dicho que hay que prepararse para una crisis severa y con medidas violentas. Sin embargo, me pregunto quiénes tendrán que pagar los platos rotos de las malas decisiones económicas (no de ahora, sino de hace mucho). Los funcionarios cobran aguinaldos cercanos al millón de pesos y tienen sueldos muy por arriba de la media. De agravarse la situación del panorama económico, se ralentizaría el crecimiento y los cortes de empleados en las empresas no se harían esperar. Si Agustín Carstens dice que debemos prepararnos para una crisis severa y con medidas violentas, espero que no recaiga el peso sobre los ciudadanos de a pie.

Luis Centenario, Distrito Federal

***

Fax: 5140-4903 y 04
buzoneditorial.df@milenio.com
Morelos 16, Col. Centro C.P. 06040
Los textos no deben exceder los mil caracteres: si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados