Palabra de lector

En DF, ciclistas están sin garantías sobre su vida, asegura
La muerte de Monserrat Paredes, de 21 años, al ser golpeada en su bicicleta por un camión de la red Bicentenario del Distrito Federal, en la avenida Reforma, ha puesto de nueva cuenta al desnudo las pocas garantías que los ciclistas del Distrito Federal tienen cuando circulan por las arterias de la ciudad. Da igual si los conductores del transporte público viajan en la Ruta 100 o en las unidades de la red Bicentenario, los conductores no tienen respeto ni importancia por la vida del transeúnte ni la del ciclista. Se supone que la ciudad es una de las más desarrolladas, pero no se refleja. Hasta ahora el Gobierno del Distrito Federal no ha colocado un freno a estas acciones del transporte público, y hasta parece que no se inmuta por estos hechos, porque no son pocos los hechos en los que los conductores de estas unidades se fugan y los crímenes quedan impunes.
Lorena Rubio, Edomex

Reprueba la intolerancia de Isis y Al Qaeda
Es increíble lo que ha pasado en los momentos recientes en el mundo. Ha quedado exhibida la intolerancia de algunos grupos que ven cuadrado el mundo. No aceptan que haya otras personas que piensen distinto, y cuando se las encuentran no encuentra otra respuesta que eliminarlas de la faz de la Tierra, porque consideran que les estorban en su plan divino. Se trata de los grupos yihadistas Isis y Al Qaeda, que están sembrando el terror en el mundo. Sus ataques en Francia, en Mali y Kenia, por mencionar los más recientes, demuestran que estos grupos están decididos a pasar encima de quien sea necesario para imponer su religión. Queda claro que no les interesan las vidas humanas de quienes piensan distinto a ellos. Lo peor es que estos grupos crecieron al amparo de Estados Unidos, que durante su guerra contra Irak los financió. Vaya paradoja.
Juan Amezcua, Yucatán

Critica batallas en redes sociales por filtro de bandera de Francia
Después de los atentados en Francia, gran parte del mundo cibernético colocó en sus fotos de perfil un filtro con los colores de la bandera del país contra el que se había atentado. En México este acto fue tachado por unos de solidario y por otros de traición. Unos argumentaban que colocar los colores del lábaro francés no era más que una pérdida de tiempo. Otros decían que era un acto tan solidario como dar el pésame a una persona que ha perdido a un familiar. Lo que queda demostrado es que las redes sociales están polarizadas y lo peor es que es por cosas de lo más absurdas, como apoyar o no a un país en su desgracia. Por un lado se argumento eso, pero por el otro lado no podemos soslayar que los medios de comunicación y la empresa Facebook ha puesto más atención a los muertos franceses que a los de Líbano o los de Nigeria.
Luisa Arteaga, Distrito Federal

buzoneditorial.df@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados.