Palabra de lector


Denuncia que obras del GDF bajan a transeúntes de las banquetas
Uno de los problemas por los que atraviesa la ciudad es la dificultad para moverse. El exceso de autos ha obligado a que se ofrezcan nuevas formas de traslado para los ciudadanos. Se supone que el Distrito Federal busca que sus ciudadanos que optan por usar los pies como transporte sean cada vez más y por ello les brinda seguridad. Sin embargo, desde hace algún tiempo la capital del país se ha convertido en un depósito de construcciones. En cualquier punto de la ciudad y a cualquier hora del día, las vías de transporte funcionan a mediana capacidad porque los carriles se cierran. Las autoridades han optado por pasar a horas del día trabajos que, antes, se realizaban en la madrugada para no provocar problemas. No obstante, en la calle de Victoria, en el Centro Histórico, entre Revillagigedo y Balderas, las obras del GDF en plena tarde y mañana han obligado a que los transeúntes caminen por las calles, lo que los expone a un accidente automovilístico. En esa calle, los trabajadores no se preocupan por dejar un espacio decente para que los caminantes pasen sin tener que bajarse de la banqueta. Hay que señalar que en esa misma calle, casi a la llegada al cruce con Balderas, sobre la acera hay un hoyo que lleva más de cuatro meses. Lo único con lo que lo intentan tapar es con una delgada tabla, pero en cualquier momento podría romperse.



Ojalá que las autoridades pongan atención a estos pequeños, pero grandes detalles, pues no solo se dan en esta calle, sino en muchas más del Distrito Federal, como por ejemplo en Insurgentes, cerca de Metro Potrero, o en Montevideo, donde se construye una nueva línea de Metrobús.
José Luis Carrasco, Distrito Federal


buzoneditorial.df@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados