Palabra de lector

Debe supervisarse el trabajo de ministerios públicos y fiscalías

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, destacó ante los senadores que la tasa de incidencia delictiva de 2014 fue la segunda más baja en los últimos 17 años y entiendo los esfuerzos que se han hecho.

Sin embargo, la gente ha perdido la fe en la real impartición de justicia ante la corrupción en los juzgados, donde ésta se inclina a favor del mejor postor, motivo por el cual las denuncias también guardan proporción con la incidencia delictiva.

Por eso debe supervisarse constantemente el trabajo en los MP y fiscalías, tanto en la PGR como en la PGJDF, donde al manejo parcial se junta la carga de trabajo y los servidores públicos mandan a reserva las averiguaciones.

Al respecto, el columnista Guillermo Valdés escribió ayer en términos generales que "hacer justicia, además de castigar a todos los responsables, implica demandar cosas que no están ni por equivocación en el pliego del movimiento".

Germán Hernández, Distrito Federal

***


Apoyo la reapertura en L12 y que el Metro no olvide la indemnización

Me uno a la idea de que ya deben reabrirse las estaciones rehabilitadas en la Línea Dorada, para que mejore el tránsito en la avenida Tláhuac, pues ahora es peor que cuando no existía el Metro.

El caos es tanto para pasajeros como para automovilistas, pues el congestionamiento vial en las mañanas afecta a ambos por igual, ya que esa vialidad se satura, sobre todo en su cruce con calzada Tasqueña, donde microbuses dan vuelta, pero se quedan estorbando.

Por eso hago un llamado a la SSP-DF a que mejoren el tránsito vehicular en ese punto y otro al STC Metro a que reabra las estaciones si ya se determinó que quedaron bien.

Algo que también pido al director del Metro, Jorge Gaviño, es que se cumpla la promesa hecha por el STC de indemnizar a los usuarios con 10 pesos diarios durante las obras, aunque hemos gastado mucho más tanto en gasolina como en taxis.

Johana Manríquez, Distrito Federal

***


Hay que cuidar designaciones para evitar filtración delincuencial

No entiendo por qué se consideró a Crisóforo Tinoco Bahena como quien podía ocuparse de la seguridad pública en Iguala en la administración del nuevo alcalde, Esteban Albarrán, pues es vinculado con el grupo delincuencial Guerreros Unidos.

Aunque en MILENIO Tv Albarrán dijo que ratificó en el cargo a Carlos Uri Arcos Calderón como encargado de despacho, también señaló que había considerado al ex colaborador del ex edil José Luis Abarca.

No entiendo el porqué del alcalde al respecto, aunque haya reculado, pero resulta que en Oaxaca trasciende también que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano otorgó una delegación al priista Elpidio Concha Arellano, vinculado con el asesinato del profesor jubilado Serafín García en 2004.

Al respecto me surgieron dos dudas: ¿no tienen los priistas mejores hombres que los referidos? o ¿a qué intereses se debe que este tipo de personajes parezca tener mano en los puestos públicos?

Antonio Mendoza, Estado de México

***