Palabra de lector

No debe frenarse obra pública, sí grandes gastos de gobernantes

Mucho se habla de un posible panorama más adverso para 2016 y en primer plano se dice que se reducirá el gasto público, pero lo malo es que la clase gobernante no deja de gastar a diestra y siniestra.

Ojalá que primero se ajusten el cinturón en todas las dependencias gubernamentales, así como en el Congreso de la Unión, donde los recursos corren sin importar la situación general.

En cuanto al Distrito Federal, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, dijo que ante el recorte al gasto se dejara al margen el embellecimiento de la Ciudad de México.

Sin embargo, no le pido tanto, sino que simplemente se encargue de tapar tantos baches en toda la capital y que mejore el transporte, como el Metro, trolebuses y Red de Transporte de Pasajeros, aunque no se vean tan bonitos, simplemente que funcionen bien.

Abel Manjarrez, Distrito Federal

 

Operativos contra vagoneros deben incluir policías en trenes

Por más operativos que haga la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, los vagoneros, bocineros y faquires continuarán en los trenes del Metro si a todos se les deja pasar en los torniquetes de las estaciones.

Es evidente que se trata de este tipo de personas al portar sus grandes bultos a la espalda, como para que los oficiales que vigilan los accesos no se percaten de esto.

Otro problema grave es el de los faquires, del cual las autoridades del Sistema de Transporte Colectivo Metro y del Gobierno del Distrito Federal nada dicen, pero es algo que ocasiona daños emocionales en los niños, como mi hija, que ya no quiere utilizar este servicio.

Los faquires se muestran muy agresivos, aunque en tono amenazante dicen generalmente “es mejor cooperar que les robemos los celulares o sus carteras”.

Los operativos deben incluir también policías en los vagones, que es donde se vive todo este inframundo.

Hilario Gutiérrez, Distrito Federal

 

Madero debe trabajar por unidad del PAN y no andar de pendenciero

Parece que Gustavo Madero está enfermo de poder y en lugar de buscar la unidad del Partido Acción Nacional anda de pendenciero, pues acusa veto y descarta acciones de boicot porque no es Ernesto Cordero.

Con ese tipo de declaraciones solo atiza el fuego amigo en el blanquiazul, que ha resultado muy dañado por estas actitudes, aunque en general unos a otros se ponen el pie indistintamente.

Basta recordar cómo se trató de bloquear a Josefina Vázquez Mota y a Margarita Zavala, y cómo hasta Vicente Fox terminó por apoyar en plena campaña a Enrique Peña Nieto.

Unos rayando en lo ridículo y otros enfrascándose en la rivalidad, sin propuestas, no hacen más que evidenciar el encono en Acción Nacional, en lugar de prepararse como equipo. Ya están como el Partido de la Revolución Democrática, que se acerca al precipicio.

Cristóbal Plata, Estado de México