Palabra de lector

Cuestiona uso de recursos tras aumento a boleto del Metro en DF

En días recientes, el director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Joel Ortega, pidió inyectar al STC ¡30 mil millones de pesos! De lo contrario, se compromete la realización de proyectos de renovación de equipo obsoleto. Bueno, la pregunta que todo mundo se hace al oír eso es para qué fue entonces el incremento al boleto del Metro. Se supone que el argumento era que con el dinero se mejoraría el sistema. ¿Entonces por qué hay que inyectar más dinero que el que ya percibe el Metro a raíz de que el precio en el boleto del transporte pasó de tres a cinco pesos? Es necesaria y urgente una auditoría a los recursos del sistema. Hasta ahora solo hay opacidad y es incorrecto, pues se están manejando recursos públicos.

Luis Bautista, Distrito Federal

• • •

Culpa a la sociedad misma del problema en tiendas de animales

Después de las imágenes que exponen el maltrato animal durante su crianza en las tiendas dedicadas a la venta de especies. En el caso del video, se trataba de la tienda +Kota. Después de esto medio mundo en redes sociales salió a rasgarse las vestiduras, a denunciar la crueldad animal y pedir la clausura de estas tiendas. Sin embargo, olvidan que estos negocios se mantienen abiertos por la sencilla razón de que las personas siguen acudiendo a ellas para comprar animales. Sin la sociedad, estos giros no funcionarían. ¿Entonces quiénes son los culpables en que se violente a los animales en esos lugares? ¿Sociedad o empresarios? Quizá ambos, pero sin duda el empresario está supeditado a la demanda del mercado.

Anán Gutiérrez, Distrito Federal

• • •

Lamenta el incremento a alimentos de tiendas de conveniencia

Dudo ser el único que recuerde las declaraciones del secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, el año pasado: no habría ningún incremento en impuestos o de alguna otra manera. Sin embargo, después de las elecciones, el SAT anuncia que a partir del 1 de julio hot dogs, burritos, hamburguesas, tacos y demás alimentos similares vendidos en tiendas de conveniencia. Estos productos subirán a 16 por ciento en el impuesto al valor agregado. Según las investigaciones, alimentarse de comida chatarra es más barato que adquirir verduras, frutas y carne. Y no es que sea una elección basada en la tacañería, sino en los sueldos, que son muy bajos y solo permiten comprar estos alimentos chatarra. Recuerdo que leí una frase en alguna de las secciones de un diario. En ella se le daba voz a una persona griega. Decía que si subían el IVA, tendría que dejar de comer. Esto era a propósito del paquete de reformas que la Unión Europea le impone al país helénico. Sin embargo, este argumento bien podría adecuarse a la situación de México: recorte de empleos, bajos salarios, devaluación de la moneda, abaratamiento de los precios del petróleo. Ante el escenario, la respuesta fue mayor recaudación.

Julio Alzate, Morelos