Palabra de lector

Presume fraude en Polanco con inmovilizadores de autos

El viernes fui a recoger a mi familia después de un concierto en el Auditorio Nacional y para evitar el tráfico en Reforma me estacioné en la calle de Eugenio Sue, como a las 10:30 de la noche y no recordé que en esa zona los parquímetros funcionan hasta la una de la mañana.

Al regresar a este lugar, mi auto ya tenía una infracción en el parabrisas y colocada la “araña” en la llanta. De inmediato se acercó un agente a quien le pregunté qué hacer a esa hora (11:15) y me dijo que tenía que pagar la multa en una tienda de conveniencia o a la agente que estaba a unos metros, junto con quien pone y quita los inmovilizadores, pero que solo aceptaba efectivo.

Ante la hora, el tráfico de los viernes y la lluvia, decidí hacer el pago en directo y la agente me dijo que eran 558 pesos, que me daba un “comprobante” y que al teclear el número de captura de éste en la página de Finanzas del DF después de 24 horas no tendría problema y que era solo para que quedara registrado el pago que le hice en el lugar.

Dejé pasar las 24 horas y accedí a la página indicada, y al introducir la línea de captura me aparece la forma correspondiente para que la multa sea pagada en algún banco, tienda, etcétera.

Analizando el pedazo de hoja que me dieron esa noche, me di cuenta de que es una copia de un documento original y que seguramente no exista ningún comprobante de que la infracción fue pagada y obvio, el dinero se lo repartan entre los dos agentes de tránsito y el trabajador encargado de quitar el candado inmovilizador.

Ayer llamé al teléfono de orientación ciudadana de la Secretaría de Finanzas del DF y al de Ecoparq sin lograr que me contestaran en ninguno de los teléfonos, por lo que solo me quedó la opción de mandar la queja vía correo a la página de Ecoparq esperando que me contesten para aclarar esta situación que huele a fraude.

Gerardo Chacón, Distrito Federal

• • •

Pide a gobierno poner atención sobre educación en Finlandia

Me llamó la atención lo expresado respecto a la educación por el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, en el marco de la renovación de la relación de su país con México.

El mandatario destacó que la educación ha sido la base del desarrollo de su pueblo, y qué bueno que brindará asesoría en la materia y cómo enfrentar los problemas en el entorno escolar, a ver si se aprende cómo tratar a los disidentes de la CNTE y la Ceteg, y éstos a los niños abandonados a su suerte porque no les dan clases, más allá del combate al bullying.

Suena muy bien eso de “también establecer o aprender de las técnicas que siguen en uso de tecnologías y medios para lograr una educación de mayor calidad”, siempre y cuando se obligue a los maestros a utilizarlas y no se deje a las escuelas a su suerte con eso de la “autogestión” prevista en la reforma educativa.

Y, sobre todo, ojalá le enseñen a las autoridades que estos asuntos no se resuelven a billetazos en lo oscurito, mientras las escuelas carecen de lo más elemental.

Joaquín Meléndez, Estado de México