Palabra de lector

Lamenta que ley de transparencia no aplique para actual Legislatura

La Cámara de Diputados aprobó la nueva Ley General de Transparencia, con la que se garantiza el acceso a la información de cualquier autoridad, entidad u organismos de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, órganos autónomos, partidos, fideicomisos y fondos públicos. Y hasta aquí todo va muy bien, puesto que los ciudadanos tenemos el derecho, e incluso la obligación, de cuestionar y pedir rendición de cuentas a las personas o instituciones que manejan el dinero público, que se recauda del bolsillo de los ciudadanos. La situación se enturbia cuando los diputados avalaron que la nueva ley no aplique para la actual Legislatura del Congreso de la Unión. Poco más que sospechoso parece esta enmienda hecha de última hora por los diputados a un artículo transitorio de la Ley General de Transparencia. Esta acción es como delatarse de antemano de acciones faltas de transparencia. Las cosas se deben hacer bien, no a medias. Y es lamentable que los diputados prefieran hacerlas a medias.

Omar Ledezma, Edomex

 

La esclavitud moderna está presente en el país, afirma

El discurso moderno habla de que ya está rebasada la esclavitud y se dice que si llega a existir, solo es un hecho aislado que aún se presenta en los países más atrasados, pero que ya está próxima a desaparecer. Sin embargo, las muestras de que el discurso no se adapta a la realidad son muchas y no se tiene que voltear muy lejos para encontrarlas. Basta hablar de lo que sucede en varias partes del país. Un ejemplo son los jornaleros de San Quintín y las condiciones de esclavitud en las que se encontraban. Otro ejemplo que acaba de salir a la luz es el trato que se les da a los trabajadores en la planta de Mazda en Salamanca, Guanajuato, donde las largas jornadas laborales propician que, según testimonios de ex trabajadores, quienes laboran ahí padezcan convulsiones. A pesar de esto, lo único que se hace en la planta es retirar del lugar de trabajo al personal convulsionándose y seguir como si nada hubiera pasado. Si esto no es esclavitud moderna, ¿no sé qué lo sea? Por cierto, en el país 8.6 por ciento de la población infantil labora.

Lorena López, Distrito Federal

 

Celebra estrategia de salvación para la vaquita marina

La caza clandestina y la contaminación de los ecosistemas han ocasionado que mucha flora y fauna hayan desaparecido y que otro poco más esté en proceso. Sin duda se trata de un fenómeno acelerado por el ser humano y el daño climático que provocan las empresas. Por eso hay que celebrar que se tomen medidas para rescatar la vida de la vaquita marina que nos queda en el mundo, como lo hace ahora el gobierno federal. Es lo menos que como humanidad podemos hacer después de destruir los ecosistemas naturales. Es una obligación.

Mauricio Castro, Campeche