Palabra de lector

Llamar a no votar también es un derecho, dice

Con la reforma político-electoral del año anterior, ahora se permite que el Instituto Nacional Electoral sancione como delito las conductas de candidatos, ciudadanos o instituciones que llamen a los electores a no votar por un aspirante o partido político o coalición. El castigo será de 50 a 100 días de salario de multa y de seis meses a tres años de cárcel. Si bien se puede argumentar que es una obligación de los ciudadanos ejercer el voto, también se les debe aclarar a los políticos que es su responsabilidad ofrecer buenas candidaturas y demostrar que la confianza que los electores les otorgaron la deben hacer valer con acciones que beneficien al pueblo. Cuando la clase política no ofrece estas garantías, los ciudadanos no están obligados a regalar su voto. Llamar a no votar también es una expresión legítima cuando no hay candidatos que satisfagan a los ciudadanos. Cuando se castiga esta expresión también se castiga la libertad y derecho que toda persona tiene a expresarse.

Adrián Gálvez, Edomex

• • •

En el mundo hay visos de una nueva "guerra fría", afirma

Hace algunas décadas, cuando el planeta estaba bajo la tensión de que en cualquier momento podía desaparecer a causa del capricho de alguna de las naciones más poderosas (Estados Unidos o la URSS), el escenario no era para nada violento. Digamos que se podría asimilar como un par de boxeadores que se miran con furia desde la esquina, se encaran y exhibe en los músculos, pero no se animan a abalanzarse contra su contrario. El hecho de la carencia de violencia no significaba que el mundo no tuviera qué temer; al contrario, su existencia estaba en juego. Hoy la escena mundial es muy similar. Por doquier aparecen países que, como perros rabiosos enseñando los colmillos, hacen gala o fanfarronean de su poder armamentista. Sobran los ejemplos: Rusia, EU, Irán, Corea del Norte, por mencionar algunos, aunque sabemos que China, que está muy callado, también tiene fuerza militar. Poco a poco se está conformando un panorama muy similar al de la guerra fría. Esperemos que en esta ocasión ningún perro se lance sobre el otro.

Fausto Villegas, Distrito Federal

• • •

Pide que próximo gobernador michoacano se preocupe por la entidad

Como cada periodo de elecciones, los candidatos se llenan la boca de rosas que lanzan a los electores para convencerlos de que es por ellos por quien deben votar. El 7 de junio uno de los estados que elegirá nuevo gobernador será Michoacán, que durante la última década padeció la violencia y el asolamiento del crimen organizado. Durante la administración pasada padeció la inconstancia de un gobierno; incluso requirió de la figura de un comisionado y la gobernabilidad llegó a medias hasta estas nuevas elecciones. Son tres los candidatos que juran que cambiarán el estado. Representan a PAN, PRI y PRD. Da igual cuáles sean sus nombres. Lo único que esperamos los ciudadanos es que el que gane sí se preocupe por mejorar la entidad, no solo por mejorar las cifras.

Omar Carrión, Michoacán