Palabra de lector

Acusa al IPN de falta de apoyo a la comunidad politécnica

La construcción del IPN para el siglo XXI debe tener como eje el desarrollo académico, así como el impulso al debate de frontera. El Congreso Nacional Politécnico, con su carácter refundacional, debe apuntar a la transformación del instituto sin perder de vista lo académico: tener mejores condiciones para estudiar, ya que justo así la nación tendría jóvenes a la altura de los retos que tenemos que enfrentar.

Hace días se me negó una carta de recomendación por parte de las autoridades de ESCA Tepepan, uno de los argumentos utilizados fue que desconocían mis méritos académicos. Les hice referencia a mi inclusión en Proyecta 100,000, que me llevó a tener una estancia en la State University of New York; a mi participación en el debate entre universidades públicas y privadas organizado por UNOTV en el programa Universus; mi estancia en la mesa de discusión México Opina, organizada por CNN con motivo de la visita del presidente Obama; el mismo presidente Obama en su discurso en el Museo de Antropología e Historia hizo referencia a mi ensayo sobre el futuro de las relaciones entre México-Estados Unidos, por el cual concursé con varios estudiantes de diferentes universidades de todo el país.

La carta de recomendación era para aplicar como delegada de la Cumbre de Jóvenes Y20 Turquía 2015, organizada con motivo de la presidencia turca del G20. Lamentablemente no existió forma de conseguir la carta ni razón evidente para negármela. No es posible que quienes nos empeñamos por el desarrollo académico no seamos reconocidos. El CNP tiene que apuntar a que el IPN del nuevo siglo sea democrático, incluyente y, sobre todo, sepa reconocer y alentar el trabajo académico. No solo era un reglamento, es toda una estructura que no tiene razón de seguir igual. Los estudiantes del IPN tenemos derecho a atravesar las fronteras para debatir sobre el acontecer del mundo, y sobre todo, ser apoyados.

Nuri Plans, Distrito Federal

• • •

Celebra que consejeros jaliscienses renuncien a aumento de $30 mil

En este país pocas veces se ve a la clase política actuar con cordura. Ahora es el caso de los consejeros del Instituto Electoral de Jalisco, quienes habiendo recibido un incremento a su salario de 30 mil pesos en enero, decidieron retomar su sueldo de 2014. Argumentan que son conscientes de los momentos económicos que vive el país, bastante duros, por cierto. Si bien la ley amparaba el aumento, los consejeros se apretarán los pantalones junto con los ciudadanos de a pie. Es una lástima que todos los demás burócratas del país, ya sean federales o estatales, no repliquen este comportamiento. Es aún peor que la ley no los obligue a tener que reducir la suntuosidad durante este momento de vacas flacas que viene a nuestro territorio.

Luis Ortega, Distrito Federal