Palabra de lector

Aclara cifras sobre secuestros durante 2014

Por este conducto me permito hacer una precisión respecto a la tabla ilustrativa de la página 24, de la edición de hoy de MILENIO Diario, donde se muestran las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública del comportamiento de homicidios dolosos, secuestros y extorsiones 2005–2014, en la que se invierte el número de secuestros por el de extorsiones.

Es decir, la barra roja en la que se ejemplifica el número de extorsiones es la cifra del comportamiento de secuestros y no la barra verde, como se publica.

Considero que para una mejor información de los lectores se corrija este dato, ya que pareciera que en 2014 se registraron 5 mil 775 secuestros, cuando se denunciaron mil 394.

Héctor Ramos, Comunicación Social de la Coordinación Nacional Antisecuestro

 

Dice que la sociedad mexicana no pide cifras, sino resultados

Ayer, mientras caminaba por la calle rumbo al trabajo, poco antes de entrar a la estación del Metro, me detuve en un puesto de periódicos a observar los titulares de los principales diarios del país. Compré este periódico, porque destacaba una declaración del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. El secretario afirmaba que la seguridad en el México de hoy es mayor que hace 10 años. Me pareció muy curioso, porque a mí ya me habían asaltado una vez en lo que va del año, y no nos remitamos a los conocidos a los que ya también les tocó en 2015, que no son pocos. A la noche, al regresar a casa, a solo tres calles de llegar, un hombre armado me salió al paso, me apuntó en la cara con un arma y me quitó mi celular, mi dinero y hasta mi morral, donde guardaba el diario con la declaración de Segob. En ese momento confirmé que los ciudadanos no pedimos cifras ni comparativos entre años, sino resultados. Si esto pensamos en el DF, ¿qué dirán los de Tamaulipas cuando leen, oyen y ven estas noticias optimistas?

Citlalli Ortega, Distrito Federal

 

Quiere que se aplique toda la ley contra Ángel Aguirre

Día tras día el espacio de maniobra de Ángel Aguirre, ex perredista y quien dimitió a la gubernatura de Guerrero debido al problemas de los 43 normalistas desaparecidos, se reduce más y más. Primero dejó su cargo político, después su militancia y ahora se puso a disposición de las autoridades para que se le investigue por desvíos en Guerrero de mil mdp solo durante el año 2012. A pesar de esto, es obligado para las autoridades aplicar todo el peso de la ley contra Ángel Aguirre, sin importar toda la información comprometedora para otros políticos que pueda brotar de su boca. No son pocos los casos de gobernadores a los que, a pesar de estar prácticamente en flagrancia, se les exonera de los delitos que cometieron, no importando si endeudaron estados o incluso a todo el país, como sucedió durante la última década del siglo pasado.

Armando Contreras, Guerrero