Nada Personal

Un zar contra cada delito

A propósito del caso del ciudadano italiano Massimo Di Nardo, secuestrado y asesinado en el municipio de Guadalupe Victoria, reportear este caso me llevó a la oficina de Fernando Rosales Solís, el zar antisecuestro.
El encuentro con el titular de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI) se retrasó porque, para variar, presentaba a los reporteros de la fuente policiaca a un grupo de secuestradores.
Para esa fecha, el mes de agosto de 2012, el funcionario policiaco ya tenía en su haber una cantidad importante de méritos por el combate a los llamados delitos de alto impacto con la estrategia liderada por el procurador General de Justicia, Víctor Antonio Carrancá Bourget.
Rosales es uno de los hombres cercanos y de los más importantes del equipo del abogado del pueblo, la mayoría de ellos provenientes de la capital del país, pasando por las filas de la PGR como agente investigador.
Cauto para hablar por el sigilo de las investigaciones, más cuidadoso en sus palabras al dialogar en corto con este reportero, Fernando Rosales carga en buena parte del mérito por el reconocimiento del Coordinador Nacional Antisecuestro.
Renato Sales Heredia reconoció la efectividad y los resultados de la unidad antisecuetro del gobierno de Rafael Moreno Valle confiada a Carrancá.
El reporte es de la PGJE: tan sólo en el 2013, la eficiencia en el combate a este delito fue del 97% al rescatar con vida a 28 víctimas de secuestro, logrando la detención de 71 presuntos secuestradores y desarticulando a 13 bandas delictivas.
Los resultados están en las acciones, no en el discurso, y esta efectividad continúa hoy cuando la DGADAI ofrezca detalles del rescate de un menor de 3 años de edad víctima de secuestro, y la detención de una banda.
Necesitamos en la entidad un zar igual de efectivo contra: asalto a clientes de bancos, robo de autos con violencia, robos a casas, a transeúntes, la extorsión, homicidios y narcomenudeo.