Nada Personal

“Socavón” al gasto federal

Sin duda, la tragedia ocurrida por el socavón aparecido en la carretera conocida como vía exprés, en su paso por el estado de Morelos, deja muchas dudas respecto a la calidad de las obras contratadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Pero además de la incógnita en la calidad de los trabajo ejecutados por diversas constructoras, varias de las obras han generado más que sospechas, por la falta de transparencia en la ejecución presupuestal y la existencia de los proyectos ejecutivos.

En el sector público, las obras federales tienen el estigma de estar bajo sospecha, porque nunca se cumplen los plazos establecidos para la ejecución y entrega de las obras, principalmente, carreteras, de acuerdo con los términos establecidos en las licitaciones.

Dos casos destacan por su opacidad e inexplicable prolongación en la realización de las obras, que invariablemente se traducen en incremento a los presupuestos originales.

Una de las obras fue la realizada en el Periférico Ecológico, en los retornos y salidas a Camino Real, en Cholula, que se realizó en un tiempo tan prolongado como extendido en su presupuesto.

En poder de constructoras regiomontanas, los beneficiarios de la obra federal se despacharon inflando costos de la obra, así como la alteración de los planes originales.

Entregaron la obra cuando se les dio la gana, una vez sobrevaluada, en detrimento de los usuarios de esa rúa metropolitana.

Un caso similar, o por lo menos bajo sospecha por la prolongación de la obra, es el paso elevado del Periférico Ecológico en el tramo Lafragua y Valsequillo (bulevar Capitán Carlos Camacho Espíritu).

La obra, que debió estar concluida en diciembre de 2016, se amplió para junio de este año; de acuerdo con la información pública por la delegación de la SCT, la obra la tiene programada para ser concluida hasta diciembre.

Además de las graves afectaciones en esa zona de la ciudad capital, no hay poder humano que obligue a la SCT y las constructoras transparentar las razones del retraso en la terminación de la obra, lo que abre paso a la sospecha del "socavón" que le generan al erario federal.

pablo.ruiz@milenio.com