Nada Personal

Un rugido del “tigre”

Debieron pasar los rectorados de la Junta de Gobierno de Mónico Juvencio Monroy, José Doger Corte, Enrique Doger Guerrero y Enrique Agüera Ibáñez para que la UAP volviera a tomar postura respecto a un "conflicto social", relacionado éste al Proyecto del Gasoducto Morelos.
En sesión plenaria del Consejo Universitario presidida por Alfonso Esparza Ortiz, los consejeros aprobaron respaldar a tres investigadores encabezados por Ricardo Pérez Avilés, activistas opositores al proyecto de la CFE de instalar una red de gas metano.
Un "conflicto" politizado hasta la saciedad por una facción del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con el guatemalteco Carlos Figueroa Ibarra, no había concitado en décadas "tanta unidad" de los universitarios.
Los consejeros universitarios no habían cerrado filas ni en hechos recientes tan lamentables y condenables como el asesinato del exrector de la UAP, Óscar Samuel Malpica Uribe.
Nadie en la universidad pública, incluidos los académicos ligados orgánicamente al PRD y al Morena buscaron del Consejo Universitario de la UAP una pronunciamiento para el esclarecimiento de un crimen que duerme en el olvido bajo la sombra de la sospecha.
Influenciados en su directriz por universitarios ligados al perredismo y al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, ahora los consejeros salen en defensa inmediata de académicos, y en especial de Pérez Avilés, debido a los actos de intimidación física y judicial.
Bastó el activismo de académicos, el interés de funcionarios universitarios metidos a la industria editorial y los ligados a los proyectos partidistas de izquierda para despertar al "tigre" para simular un "rugido".
Con la postura del CU a favor de los investigadores del ICSyH, los promotores del acuerdo logran imponerle a la Universidad tome partido respecto a la reforma energética del gobierno de Enrique Peña Nieto, en la ruta de los intereses del PRD, Morena de López Obrador y Manuel Bartlett Díaz.
Está claro en manos de quién está la operación política en la máxima casa de estudios.